“Un país más pobre, desigual y violento": cómo puede afectar a El Salvador el fin del TPS

Después de casi 20 años en un nuevo país y con una nueva vida, cerca de 200.000 salvadoreños se enfrentan a la posibilidad de un temido regreso. El gobierno de Donald Trump puso fin al programa humanitario denominado Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), vigente desde 2001 y que daba un amparo migratorio a los ciudadanos de esa nación centroamericana y sus familias que residían en Estados Unidos.

A partir de septiembre de 2019, muchos de ellos se verán en la encrucijada de regresar a su país de origen o continuar de forma ilegal en EE.UU., con la posibilidad de ser deportados en cualquier momento.

 *Estados Unidos anuncia el fin del programa TPS que protege de la deportación a 200.000 salvadoreños desde hace casi 20 años
 *"Es como que me corten las manos": el impacto de la decisión de Trump de poner fin al programa que protege de la deportación a 200.000 salvadoreños

El gobierno de El Salvador, no obstante, se muestra optimista de que en los próximos 18 meses (el plazo que dio Washington para cerrar definitivamente el programa) encontrarán una alternativa para que estas personas puedan legalizar de forma definitiva su estatus en territorio estadounidense.

Pero lo cierto es que los temores sobre lo que pueda pasar a partir de septiembre de 2019 y la férrea política antiinmigrantes de Trump llena de incertidumbres a la comunidad salvadoreña.