Andrew Garfield revela cómo explora su sexualidad en la nueva edición de OUT

Las polémicas declaraciones que hizo hace uno resurgen con más fuerza.

Andrew Garfield no quiere limitar sus experiencias.

El actor de 34 años, quien el verano pasado protagonizó la obra Angels in America en Londres, está listo para retomar el personaje de Prior, esta vez en Broadway.

Siete meses atrás, en una entrevista para promover la puesta en escena, Garfield generó mucha polémica cuando dijo –precisamente para OUT Magazine– "Ahora mismo soy un hombre gay sólo que sin el acto físico". Esto, señaló a la revista, fue sacado de contexto.Creo que parte de lo que estaba tratando de decir era acerca de la inclusión, sobre la apertura de mis impulsos".

A pesar de esa vieja controversia, el ex Spider-Man no ha descartado la posibilidad de alguna vez sentirse atraído hacia los hombres. "Hasta este momento sólo me han atraído las mujeres. Mi postura hacia la vida, sin embargo, es que siempre trato de rendirme al misterio de no estar a cargo", dijo.

"Creo que la mayoría de las personas –tratamos de controlar de manera intrínseca nuestras experiencias aquí, manejarlas, y poner muros alrededor de lo que somos y quienes somos–. Quiero conocer tanto del jardín como me sea posible antes de morir. Tengo una apertura hacia cualquier impulso que pueda surgir en mí, en cualquier momento", confesó. "Pero, tuviera que identificarme, me identificaría como heterosexual, como alguien se identifica de esa manera y quién está tomando este rol; mi pensamiento más aterrador fue '¿Se me permite hacer esto?'".El primera acercamiento que Andrew tuvo con el drama gay, escrito por Andrew Tony Kushner, fue cuando se adaptó para HBO, con Al Pacino y Meryl Streep como protagonistas. En ese tiempo él estaba estudiando en la London's Central School of Speech and Drama.

"Mis amigos y yo compramos el DVD. Era una clase magistral de actuación, escritura, desarrollo, dirección, todo. Hubieron seis de nosotros que nos paramos frente a la televisión para tratar de digerir lo que estaba sucediendo porque, como estudiantes de actuación, era perfecto". Así que cuando le ofrecieron un papel, aceptó de inmediato.

"Usualmente soy muy diligente con las decisiones que tomo, pero nunca lo había leído. Cuando lo hice fue como de '¿Cómo m****a lo hago? ¿Cómo se supone que alguien haga esto?". El actor espera que la gente deje que Angels in America sea mejor y lo haga mejor. "En ese momento, ser parte de toda esta transmisión de sentimientos es algo muy significativo en mi vida. Estoy una posición privilegiada y quiero seguir escuchando y aprendiendo lo más que pueda. Quiero ser parte de un mundo que gira tanto como cualquier persona".