Asocian comer tomate a diario con la mitad de riesgo de cáncer de piel

Comer todos los días tomate podría disminuir hasta un 50% el riesgo de los hombres a padecer cáncer de piel, según ha dado a conocer un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos). De acuerdo con los resultados obtenidos en pruebas de laboratorio realizadas a ratones, incluir esta fruta en la dieta diaria podría reducir a la mitad el riesgo de desarrollar un cáncer de piel.

Para llegar a las conclusiones del estudio, que ha sido publicado en la revista Scientific Reports, los científicos seleccionaron una muestra de 120 roedores, y administraron a una parte de ellos una dieta que incluía polvo de tomate durante 35 semanas, mientras que al resto de los animales se les ofreció una alimentación que carecía de la esencia del fruto. Después se les expuso a la luz ultravioleta (UV) para conocer su reacción tumoral ante ella.

El efecto protector del tomate solo ha sido notable en los ratones varones, pues siguiendo la misma metodología del estudio no se produjeron variaciones en el riesgo de las hembras de desarrollar cáncer de piel. Esto ocurre, explica Tatiana Obery, una de las autoras del trabajo, porque el sexo puede ser determinante en los resultados, por lo que se debe tener en cuenta a la hora de realizar una investigación.

El licopeno de los tomates, un escudo natural frente a los rayos UV

Según los expertos, los motivos principales por los que el tomate parece ser bueno para proteger la piel del cáncer se relaciona con la cantidad de carotenoides que contienen y, en especial, por su alto contenido en licopeno, ya que se ha demostrado que estos pigmentos que proporcionan el color a los tomates actúan como un escudo natural ante los rayos ultravioletas.

En estudios anteriores ya se había demostrado que comer pasta aderezada con tomate de manera regular protege la piel de los daños solares, sin embargo, este nuevo estudio ha dado un paso más allá, pues ha establecido la hipótesis de que ingerir tomate a diario reduce a la mitad el riesgo de cáncer de piel en el sexo masculino, un importante hallazgo que debe continuar siendo investigado.