Cómo es Oumuamua, el "violento asteroide cigarro" al que le espera un caótico futuro

El intruso espacial Oumuanua, que fue detectado recientemente proveniente de otro sistema solar, está girando caóticamente y continuará haciéndolo durante más de 1.000 millones de años.

Esa es la conclusión a la que llegó una investigación realizada en Belfast, Irlanda del Norte, que examinó a detalle la luz que se refleja del asteroide —que tiene forma de cigarro— desde afuera de nuestro sistema solar.

Se trata de un hecho intrigante más de este extraño objeto que ha fascinado a los científicos desde que lo descubrieron en octubre de 2017.
Oumuamua proviene de un sistema estelar diferente. Su trayectoria a través del espacio confirma que no se originó en nuestro vecindario solar.
Inicialmente, se creyó que el objeto podría ser un cometa, pero no tenía el comportamiento clásico que se espera de estos viajeros cósmicos, como una cola de partículas de polvo y hielo.
Probablemente se trate de un asteroide, aunque tenga un aspecto muy peculiar. Se le ha descrito como parecido a un cigarro o a un cocombro, 10 veces más largo que ancho.
Los científicos de Queen´s querían determinar la naturaleza exacta del objeto y medir su rotación. Para hacer esto, el grupo estudió la variación de su brillantez a lo largo del tiempo.
Casi inmediatamente, el doctor Fraser y sus colegas pudieron darse cuenta de que no rotaba periódicamente como muchos pequeños asteroides, sino que giraba caóticamente, tambaleándose.
En el programa Sky at Night de la BBC, el investigador ilustra el efecto con la ayuda de una raqueta de tenis de mesa.Si se arroja al aire de una manera, girará parejamente en torno a un solo eje. Pero si se arroja de otra manera, es posible hacer que la raqueta gire de una forma aparentemente desorganizada.
"Muy rápidamente empieza a bambolearse caóticamente y eso es lo que llamamos tambaleo", comenta.
La explicación más probable es que Oumuamua fue impactado por otro objeto en algún momento de su historia.
El equipo no puede decir con exactitud qué ocurrió pero lo que sí saben es que continuará tambaleándose al menos 1.000 millones de años más.
"En la actualidad, el tambaleo causa tensiones y forcejeos internos que lenta pero decididamente tiran y comprimen el objeto de la misma manera que las mareas en la Tierra, para restarle energía a los giros, explica el doctor Fraser. Este proceso de disminución toma un tiempo muy, muy largo.
El doctor Fraser dice que es razonable suponer que la colisión de Oumuama ocurrió en su propio sistema estelar, antes de que fuera expulsado del mismo.
"Es difícil saber si sucedió durante la formación planetaria o después de esta", explica. "Ciertamente ocurren más colisiones cuando los planetas nacen que después, así que es una buena especulación. Desafortunadamente no podemos obtener una imagen de alta resolución de esta cosa para ver que tipo de cráter tiene que podría atribuirse a la colisión que la hace tambalear".