El fútbol cántabro condena los actos vandálicos contra el presidente de su Federación, José Angel Peláez

El fútbol cántabro condena los actos vandálicos contra el presidente de su Federación, José Angel Peláez

Distintos estamentos del fútbol de Cantabria han expresado su condena a los actos vandálicos y al «acoso» que presuntamente está sufriendo el presidente de la federación cántabra,José Ángel Peláez.

El último episodio ocurrió este fin de semana cuando el vehículo particular del presidente apareció «repleto de restos de comida y de huevos» junto a su vivienda. Peláez, en una rueda de prensa, ha relatado como en los tres últimos años ha vivido situaciones personales muy desagradables, como lo ocurrido cuando un grupo de jóvenes entró en un restaurante donde cenaba con su familia y comenzó a insultarle. «Las amenazas son constantes y ya han llegado hasta la puerta de mi casa, un límite que no puedo tolerar», ha relatado el dirigente, quien subraya que lleva «tres años soportando esta persecución», que «va a más».

El presidente de la federación cántabra y la junta directiva han ofrecido este jueves una rueda de prensa para denunciar estas «situaciones desagradables» que está sufriendo tanto él como su familia y ha pedido «cordura» para evitar que se puedan repetir en el futuro. Peláez cree que esta situación está propiciada por algunos responsables de clubes que se sienten perjudicados por la federación, pero ha recordado que tienen a su alcance todos los mecanismos jurídicos y legales para realizar las protestas que quieran sin entrar en situaciones personales.

Durante la rueda de prensa, el secretario de la federación, Guillermo Nalda, ha leído un comunicado en el que la junta directiva, el Consejo Rector de la Delegación Territorial Cántabra de la Mutualidad y empleados de ambas instituciones condenan y muestran «el más rotundo y enérgico rechazo al acoso que viene sufriendo» Peláez, su mujer e hijos desde que accedió a la Presidencia en 2012, revalidando el apoyo en el año 2016 con el 97 % de los votos y el 100 % de la Asamblea General.