James Rodríguez, a Múnich en busca de sí mismo

El colombiano jugará dos temporadas cedido en el Bayern, donde volverá a coincidir con Carlo Ancelotti

Poco después de las 13.30 horas de este martes, en dos comunicados al mismo tiempo, el Bayern de Múnich y el Real Madrid han anunciado que James Rodríguez jugará en el Allianz Arena durante las dos próximas temporadas. Se trata de una cesión, y al final de la misma la entidad alemana tiene la opción de quedarse en propiedad al futbolista, que logra así uno de sus objetivos más inmediatos: no viaja a Los Ángeles con el equipo blanco.

"James es un jugador versátil. Es incluso una amenaza de gol, genera muchos disparos y por encima todo tiene grandes cualidades. Con este traspaso podemos aumentar la calidad de nuestro equipo sin ningún problema una vez más", apuntó Karl-Heinz Rummenigge, director general del Bayern, que pagará cinco millones por cada uno de los años de cesión y que tendría que desembolsar 35 millones si quisiera hacerse con los derechos del jugador en 2019.

James deja el Madrid después de tres temporadas en las que ha ganado dos Champions y una Liga, si bien es verdad que en ninguno de esos grandes títulos ha tenido un protagonismo excesivo. Porque, en realidad, la única temporada brillante del colombiano fue la primera (2014/2015) tras ser fichado por 80 millones del Mónaco gracias al espectacular Mundial de Brasil que hizo con su selección. En ese primer curso, donde anotó 17 goles y dio 17 asistencias, estuvo a las órdenes de Ancelotti, precisamente el entrenador que le recibirá en Múnich desde hoy mismo.

En las dos últimas temporadas de blanco, James estuvo siempre bajo la lupa de la hinchada. Especialmente desde la llegada de Zidane, en enero de 2016, que no dudó en dejarle en uno de los últimos lugares de las rotaciones, siendo superado por futbolistas como Isco, Asensio e, incluso, Lucas Vázquez.