La cirugía estética facial, mejor después del verano

Los expertos recomiendan que las intervenciones de cirugía estética facial se realicen después del verano para evitar que la exposición al sol pueda causar problemas, especialmente en las cicatrices. Seguramente por ello, y según estima la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), en el último trimestre del año se incrementan un 40% en España las operaciones de cirugía estética en la cara.

Estos especialistas también atribuyen el aumento en la demanda de estas intervenciones tras el periodo estival, entre otros factores, a la aparición de manchas por haber tomado el sol sin adoptar las precauciones adecuadas, o a la detección de arrugas cuando el moreno desaparece y la piel se aclara.

Para aquellas personas que deseen hacerse algún retoque estético, o se hayan sometido a una intervención durante la primavera, los expertos aconsejan que antes de ir a la playa lo consulten con su médico, y en ningún caso se expongan al sol hasta que no hayan transcurrido como mínimo 15 días de la intervención, manteniendo siempre cubiertas las cicatrices o hematomas para evitar que queden marcas.

Realizarse un peeling para exfoliarse la piel del rostro o del cuerpo tampoco es conveniente justo antes del verano, porque es un tratamiento muy abrasivo y tras someterse a él no se puede tomar el sol. Lo mismo ocurre con la depilación con láser o el empleo de productos fotosensibles como el retinol o el ácido cítrico; y se deben seguir las indicaciones de los especialistas porque en caso contrario pueden producirse quemaduras.

Otros tratamientos, sin embargo, sí se pueden realizar durante el verano porque no dejan cicatrices, ni necesitan cuidados postoperatorios, es el caso de los que emplean ácido hialurónico para hidratar y rejuvenecer la piel.