A mayor contaminación atmosférica, más riesgo de ataque al corazón

Demuestran que en los días en los que se alcanzan mayores niveles de contaminación del aire en la ciudad se produce un aumento de ataques cardíacos graves, así como un mayor índice de mortalidad por esta causa.

Las probabilidades de sufrir un infarto o un episodio de fibrilación ventricular (la complicación más grave relacionada con un ataque al corazón) aumentan los días en los que los niveles de contaminación atmosférica son más elevados en las zonas metropolitanas, según demuestra una investigación realizada por especialistas del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV) y del Vall d'Hebron Barcelona Campus Hospitalari, que se ha publicado en International Journal of Cardiology.

El estudio se llevó a cabo utilizando los datos de las personas que habían sufrido un infarto entre enero de 2010 y diciembre de 2011 en Cataluña, procedentes del registro Codi IAM (Código Infarto de Miocardio), y cruzándolos con los registros meteorológicos y sobre contaminación atmosférica en el mismo periodo de tiempo, proporcionados por el Servei Meteorològic y el Servei de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya.

En los días de más contaminación se registran un mayor índice de mortalidad y un mayor índice de fibrilación ventricular, un tipo de arritmia mortal
Los datos que informaban sobre la polución del aire incluían la medida de sustancias como PM 10 (menores de 10 micras de diámetro), PM 2,5 (menores de 2,5 micras de diámetro), óxido nítrico y plomo, entre otras, y la que más directamente se asoció con los infartos era PM 2,5, que emiten sobre todo los vehículos con motores diésel. En concreto, durante los meses estudiados, la concentración media de PM 2,5 en las áreas de Barcelona en las que se registraron mayores niveles de contaminación fue de 20,1 μg/m3.

Reducir la contaminación del aire evitaría muertes por infarto

Los resultados del estudio, explica Jordi Bañeras, cardiólogo del Hospital Universitario Vall'dHebron Instituto de Investigación (VHIR), y autor principal del trabajo, muestran que la polución atmosférica provoca un incremento de infartos de miocardio con elevación del ST, que son los más graves porque causan una obstrucción total de la arteria coronaria, y además en los días de más contaminación presentan un mayor índice de mortalidad, especialmente durante las primeras 24 horas tras el episodio, así como un mayor índice de fibrilación ventricular, que es un tipo de arritmia mortal.

Este experto ha asegurado que adoptar medidas eficaces para reducir la contaminación tendría efectos muy beneficiosos sobre la salud del corazón, ya que han comprobado que si la concentración de PM 2,5 disminuyera 10 μg/m3, se lograrían evitar como mínimo un 7,67% de los fallecimientos que se producen en Barcelona en las primeras 24 horas tras un infarto con elevación del ST, lo que se traduce en una reducción de al menos cinco muertes cada año, aunque la cifra podría ser incluso superior, ya que no se incluyeron en el estudio las muertes por infarto de miocardio que se producen antes de que el afectado sea atendido.