Migraña crónica y dolor en la mandíbula, compañeras casi inseparables

Personas con dolor de cabeza crónico tienen el triple de posibilidades de padecer un trastorno en la articulación mandibular.

Investigadores de Brasil aportaron nuevos datos para entender algo que siempre han sospechado los médicos: que algunas formas de migrañas están profundamente asociadas con los dolores en los músculos de la masticación.

Los científicos de la Universidad de São Paulo, en Brasil, luego de evaluar a 84 mujeres que padecían migraña crónica, demostraron que aquellas que padecen dolores de cabeza durante 15 días o más por mes, tienen el triple de posibilidades de padecer síntomas más severos asociados a la articulación temporo-mandibular.

Lidiane Florencio, autora de la investigación, explicó al portal de noticias de ciencia EurekAlert, que "la repetición de casos de migraña puede amplificar la sensibilización ante el dolor. Nuestra hipótesis indica que la migraña actúa como un factor de predisposición a padecer dolor en la articulación temporo-mandibular. Por otro parte, puede considerarse que la DTM es un factor de potencial perpetuación de la migraña, ya que actúa como una entrada nociceptiva [de recepción de estímulos aversivos] constante, que contribuye al mantenimiento de la sensibilización central y los procesamientos anormales del dolor”.

Florencio y sus colegas aclararon que no se puede establecer que una de las enfermedades sea causa de la otra. Cuando un paciente tiene jaqueca, explicaron, son mayores las posibilidades de que presente signos y síntomas en la artículación mandibular pero lo contrario no es verdadero.

Se estima que la migraña afecta a un 15% de la población en general. De esa población, un 2,5% progresa a formas crónicas.