Muere Bradley Lowery, el niño aficionado de Sunderland

El pequeño, de seis años, sufría neuroblastoma, un cáncer terminal degenerativo.

Bradley Lowery, el niño de seis años apasionado del fútbol cuya historia emocionó al Reino Unido, ha fallecido este viernes a causa del neuroblastoma (un tipo de cáncer terminal degenerativo) que sufría. Lowery era un fan irredento del Sunderland, de la selección inglesa y del jugador Jermain Defoe.

El propio Defoe apoyó constantemente durante meses al niño, durmiendo con él y llevándolo a numerosos partidos, tanto del Sunderland como de la selección inglesa. El pasado martes, la familia del niño celebró una especie de 'fiesta de despedida', debido al empeoramiento de la salud de Bradley. Defoe estuvo presente y este mismo jueves, no pudo evitar las lágrimas en rueda de prensa al pensar en él.