NASA pretende desviar asteroides con nave espacial tamaño nevera

El Double Asteroid Redirection Test, DART por sus siglas en inglés, sería construido y administrado por científicos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.

La NASA aprobó un paso del desarrollo de una nave espacial tamaño nevera que planea desviar asteroides y evitar que estos choquen con la Tierra. Se trata del Double Asteroid Redirection Test, DART por sus siglas en inglés, que sería construido y administrado por científicos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos. (Lea: Nuevas imágenes de la NASA muestran cómo es el planeta de noche)

El proyecto, que ya está en fase de diseño y será probado por vez primera en 2024 con un pequeño asteroide no amenazante, utilizaría lo que se conoce “técnica de impacto cinético”. Esta, según expertos, golpearía el también llamado planetoide para cambiar su órbita y modificar su velocidad.

Andy Cheng, co-líder de la investigación junto con el científico Andy Rivkin, aseguró a la Europa Press que "DART es un paso crítico en la demostración de que podemos proteger a nuestro planeta de un futuro impacto de asteroides. Debido a que no sabemos mucho acerca de su estructura interna o composición, tenemos que realizar este experimento en un asteroide real”.

El objetivo de la primera prueba de DART es el asteroide de nombre Didymos (gemelo en griego), que tendrá un acercamiento distante a la Tierra en octubre de 2022, y luego de nuevo en 2024.

Después de su lanzamiento, la nave espacial de la NASA volaría a Didymos a una velocidad aproximadamente nueve veces más rápida que una bala (alrededor de 5 kilómetros por segundo), y usaría un sistema de puntería autónoma desarrollado por los científicos estadounidenses.

Según la NASA, los pequeños asteroides golpean la Tierra casi a diario, rompiéndose inofensivamente en la atmósfera superior. Por eso, explican, DART pondría a prueba las tecnologías para desviar objetos “en el rango de tamaño intermedio, lo suficientemente grandes como para hacer daño regional pero lo suficientemente pequeños como para que haya muchos más que no se han observado y que algún día podrían golpear el planeta”.