Políticos están frente a tres perfiles de votantes

El analista político Javier Franco indicó que muchos partidos políticos seguirán basando su estrategia en encuestas pensando en términos de datos duros y variables exclusivamente demográficas y sociológicas, sin profundizar en la psicología del electorado, ya que a su juicio, para la lección de noviembre próximo, estarán en juego tres perfiles de votantes.

“Hay partidos políticos que caminan hacia su derrota electoral, porque sus líderes y dirigentes confían la interpretación de datos sólo en su olfato, intuición y experiencia política, más que en investigaciones psicosociales del mercado electoral, entonces toman acciones e intenciones autodestructivas al pensar que ganarán la elección sólo con el voto duro”, señaló.

Franco detalló que para esta elección general de noviembre estarán en juego tres tipos de votantes; el voto duro que es la fortaleza de todo partido porque son militantes y dirigentes que actúan y votan con pasión e interés, además, está el voto oculto cuyo perfil son los simpatizantes que mal atendidos o excluido actúan y votan con razón y juicio y pueden votar incluso hasta en contra de dirigentes de su partido mismo.

Detalló que otro perfil de votante es el voto periférico que tiene cuatro tendencias que son los simpatizantes de un partido que deciden irse a último momento contra su organización política; el voto indeciso o independiente que siempre vota por personas y no por ideologías o partido; el voto nuevo joven que se incorpora al mercado electoral y es influenciado; y el voto escéptico o de abstención que es un segmento considerable que siempre está inconforme con la clase política, pero que al final una porción de éste vota para marcar una diferencia de acuerdo a la tendencia o el discurso.

“Todos esos aspectos de la psicología del mercado electoral deben ser analizados por los líderes de las instituciones políticas, porque las derrotas electorales no surgen de la nada o por generación espontánea. Las derrotas se construyen con el tiempo, con los desaciertos que se vienen haciendo de uno o dos años atrás, pero que se pueden corregir con estrategia”, acotó.