Prioritario renovar a Isco

n el Real Madrid han decidido que Isco tiene que continuar como sea. No va a ser sencillo. Como tampoco fichar a David De Gea. Pero van a intentarlo de nuevo.

Con las dos últimas eliminatorias en la Champions y los duelos directos entre los cuatro primeros de LaLiga, la temporada entra de lleno en su fase decisiva, que durará los dos próximos meses. Para los dos grandes de nuestro fútbol, acabar el curso levantando un título importante (y no se engañen, la Champions es el más importante) condiciona su política de fichajes, renovaciones y ventas de jugadores.

Sin embargo, en los despachos del Bernabéu y el Camp Nou algunas decisiones deportivas ya se van perfilando o incluso tomando, con independencia del desarrollo de las competiciones. Así, en el Barcelona ya manejan que este verano los refuerzos para satisfacer al nuevo entrenador serán pocos y de bajo coste, y habrá que traspasar a algún futbolista notable porque la renovación de Messi no va a bajar de 35 millones netos y el Fair Play financiero apenas les permite margen de maniobra, por mucho que difieran pagos al final del contrato.

FICHARÁN UN PORTERO

Por su parte, en el Real Madrid la decisión de fichar un portero ya está tomada. Keylor Navas ha terminado dando la razón a quienes, dentro del club, sostienen que la portería es uno de las pocas posiciones que puede ser mejorada para que el Madrid cuente con uno de los tres mejores guardametas del mundo. Poco fiable y sin confianza desde que regresó tras su grave lesión, el costarricense viene evidenciando que no figura en esa terna. El objetivo vuelve a ser David De Gea, cuyo fichaje no resulta tan imposible como algunos quieren hacer ver. Caro sí, imposible no. La alternativa de Courtois también se contempla con agrado, pero el gran deseado es el portero de la selección española. Mientras, en Mánchester, José Mourinho sueña con Varane y Morata, dos viejas aspiraciones.

En el club blanco también han decidido hacer un esfuerzo para conseguir que Isco renueve. Aunque son conscientes de que el padre y agente del futbolista está ofreciendo a su hijo a los principales clubes de Europa, no piensan dar facilidades y remitirán a los 200 millones de su cláusula de rescisión. El hecho de que el jugador, cuyo contrato finaliza en junio de 2018, no haya contestado a la oferta de renovación por seis millones anuales que le presentaron antes de Navidades no inquieta en el Bernabéu. Saben que prefiere ver cuál es su participación antes de decidir y, pese a las reuniones que ha mantenido con Manchester City, Liverpool y Juventus, entre otros clubes interesados, confían en convencerle de que por su calidad y su juventud (24 años) está llamado a jugar un papel importante en el Real Madrid. Pero no lo van a tener fácil. Y es que Isco ya ha comentado en el vestuario de Valdebebas que su futuro no pasa por seguir en la Casa Blanca.

ASENSIO, EL FUTURO

En caso de que el Madrid le convenciera y al final Isco renovase, será James Rodríguez quien quede más fuera que dentro del club blanco. El colombiano es otro de los futbolistas que no están contentos con su rol y desde hace tiempo valora su salida al ver que Zidane no le va a otorgar el rol de titular nunca. Su traspaso rondaría una cantidad cercana a los 80 millones que costó en el verano de 2014.

Otra posibilidad es que ni Isco ni James continúen. Lo que tampoco supondría un grave apuro porque en el club consideran que el futbolista con mayores condiciones en esa posición no es otro que Marco Asensio, la gran promesa de la plantilla a sus 21 años. Y eso permitiría fichar una estrella para la posición favorita del presidente: mediapunta. Para tal supuesto apunten los nombres de Hazard y Dybala. Y no olviden que es año de elecciones en el Real Madrid.