Ramos 'ordenó' blindar a Keylor Navas y mandar un mensaje al Barcelona

Los mensajes que transmiten los jugadores del Real Madrid al término de cada partido no suelen ser fruto de la casualidad y sí de una estrategia hablada y pactada y de la que Zinedine Zidane suele tener constancia.

Los dos últimos partidos de Liga son el claro ejemplo de lo que es el mensaje de grupo. En el de Eibar la puesta en escena era para matizar las informaciones aparecidas alrededor de la reunión que tuvo lugar 24 horas antes en el vestuario y la del domingo por la noche para blindar a Keylor Navas y lanzar algún que otro mensaje al Barcelona.

Sergio Ramos ejerció de capitán sobre el césped. Lo hizo cuando el portero recibió el gol tras un claro fallo suyo, lo hizo cuando marcó y le dedicó el gol, siguió de la misma manera al reconocer el mérito de la parada, con el abrazo al término del partido y diciéndole: "¿Qué tal hermano" ¿Nervioso?" y terminó en zona mixta ensalzando el valor del portero de Costa Rica.

En el vestuario recordó a todos la importancia que tenía lo de apoyar y ayudar en público a Keylor Navas. Igual era un gesto que no hacía falta recordar, pero es el líder y lo recordó. Todos los que hablaron (Marcelo y Modric) así lo hicieron y respaldaron la labor del portero.

Pero el mensaje no terminó ahí. El madridismo militante quería dar a conocer su punto de vista de lo sucedido entre el Barcelona y el PSG. El vestuario blanco sigue convencido de que lo mejor, al menos por ahora, es no hablar de los árbitros, pero tampoco querían dar la espalda a lo sucedido en el Camp Nou.Ayuda arbitralLos jugadores del Real Madrid valoran lo hecho por el Barcelona, pero han querido recordar la importante labor hecha por el árbitro alemán para que el PSG se quedara en la cuneta. Veían que el Barcelona estaba eliminado y consideran injusto que el equipo francés haya caído de la manera que lo hizo.Esa clasificación 'histórica en todos los sentidos' tal y como la calificaron no fue fruto de la casualidad y sí de lo que hablaron en el vestuario Ramos y Marcelo.

Lo hicieron de una manera sutil, pero no ocultaron el malestar que existe por el arbitraje del Camp Nou. Mensaje único que se dice. Y es que todo el grupo piensa de la misma manera a lo dicho por Ramos.