Señales de que tu resfriado es más grave de lo que crees

Los síntomas de la gripe que se quitan y regresan peor podrían ser señal de una infección secundaria

Cuando hablamos de resfriados, existen dos tipos de personas; aquellas que van al doctor 48 horas después porque su tos empieza a exigir antibióticos… y aquellas que la ignoran y le dicen a todos que tardará semanas en quitarse.

Será tentador asumir que cualquier resfriado es “sólo un resfriado, nada serio” y postergar la idea al doctor, pero sin importar qué tantos episodios de Grey’s Anatomy hayas visto, es imposible un autodiagnóstico. ¿Y si es algo más serio de lo que imaginabas?

• Ya pasaron más de tres semanas: tres semanas parecen mucho, pero un resfriado normal puede durar hasta 21 días (no es broma). Es la tos que dura por mucho tiempo que suele ser preocupante, pues puede ser síntoma de asma, neumonía o cualquier tipo de patología en los pulmones. El caso es aún peor si los síntomas no mejoran en lo absoluto.

• Regresaron los síntomas: ¡Y peor! A veces empezarás a sentirte mejor, luego de recaer con peores síntomas. Hay signos de alerta que requieren atención médica inmediata. Los síntomas de la gripe que se quitan y regresan peor podrían ser señal de una infección secundaria, algo como bronquitis o neumonía.

• Tu moco cambia de color: Es común que la saliva cambie en textura, pero si tu moco cambia de color, es porque las células blancas están luchando contra una infección. Si ves colores como amarillo, café, verde o incluso rojo (de sangre), ¡Preocúpate!

• Tienes comezón en los ojos (y te lloran): Si no puedes parar de llorar, entonces es probable que estés sufriendo síntomas de una alergia y no de un resfriado. A veces es difícil identificar la diferencia, pero será más consistente en ciertas épocas.

• Bajas de peso: Si no tienes apetito y por ende no comes nada, ok. Pero si estás comiendo constantemente y aun así desaparecen kilos, deberías preocuparte. Una pérdida de peso inexplicable con síntomas de resfriado podrían señalar hipertiroidismo, cáncer, una infección o incluso VIH.

• Silba tu pecho: Aunque la tos es un síntoma común del resfriado, si ésta va acompañada de un silbido y dolor en el pecho, podrías estar experimentando un ataque de asma. Te costará trabajo respirar y habrá un silbido en tu pecho que no es normal en un resfriado.