Tribunal de EEUU condena a 20 años de cárcel a narco hondureño, Wilter Blanco

La Corte del Distrito Sur de la Florida sentenció a 240 meses de prisión (20 años) al exlíder del Cártel del Atlántico, Wilter Neptalí Blanco Ruíz acusado de conspirar para traficar cocaína a los Estados Unidos.

De acuerdo a la investigación del caso, el sentenciado estaría vinculado a varias organizaciones criminales que operan en Colombia, Venezuela y Centroamérica, entre las cuales destaca el Cártel de los Soles.

El capo hondureño fue extraditado desde Costa Rica en marzo de 2017, y a su llegado a los Estados Unidos se declaró culpable de los cargos de conspiración para traficar cocaína a los EEUU.

En el documento de sentencia, firmado por el juez de Distrito, Donald M. Middlebrooks informa el acusado pagará su sentencia en una cárcel del condado de Miami Dade, en el estado de la Florida y que se le acredita a dicha condena el tiempo que ha estado preso, es decir, desde el 22 de noviembre de 2016. El condenado estará bajo supervisión del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

El juez también condenó a Blanco Ruíz a pagar una suma de apenas $100 dólares.

En la sentencia, el juez Middlebrooks dice que luego de su liberación de la prisión, Wilter Blanco será objeto de supervisión por cinco años por parte de las autoridades del judiciales estadounidense.

Igualmente, Blanco Ruíz deberá abstenerse del uso de cualquier uso ilícito de una sustancia controlada.

El condenado deberá hacerse exámenes de ADN en los próximos días.

Al exlíder del cártel del Atlántico se le vincula con Roberto de Jesús Soto García, presunto narcotraficante hondureños ligado al Cártel de Los Soles y que aparece como coacusado en el caso que se le sigue a los sobrinos del presidente venezolano, Nicolás Maduro, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas ambos a la espera de sentencia en Nueva York.

De acuerdo a investigaciones federales Blanco Ruíz operó por más de una década en Honduras y estuvo protegido por policías y militares de ese país.

El gobierno hondureño confiscó un total de 142 bienes pertenecientes al capo. Entre las propiedades objeto de confiscación habían inmuebles, vehículos y sociedades mercantiles, entre otros bienes.