Usar lentillas aumenta el riesgo de infección ocular

Las lentes de contacto alteran el microbioma del ojo aumentando el riego de desarrollar infecciones oculares, según han descubierto científicos del NYU Langone Medical Center (EE.UU.), que aseguran haber identificado un diverso grupo de microorganismos en los ojos de las personas que utilizan lentillas habitualmente, que se parecen más al tipo de microorganismos presentes en la piel de los párpados que a las bacterias que normalmente se encuentran en el interior de los ojos de aquellos que no usan lentes de contacto.

Tras realizar análisis genéticos en el laboratorio de muestras de diferentes partes del ojo y de la piel bajo este órgano, junto a las lentes de contacto usadas, los investigadores comprobaron que en los ojos de nueve usuarios de lentillas había el triple de cantidad de las bacterias Methylobacterium, Lactobacillus, Acinetobacter y Pseudomonas, en comparación con otras 11 personas que no utilizaban este tipo de lentes.

Como ha explicado Maria Gloria Domínguez Bello, microbióloga del NYU Langone y autora principal de la investigación, los resultados del estudio demuestran que colocar un objeto extraño como una lente de contacto en el ojo puede tener consecuencias, y añade que pretenden realizar nuevos experimentos para comprobar si los cambios observados en el microbioma ocular se deben a los dedos del usuario, o a la presión de la lente, que podría alterar el sistema inmune del ojo.

De hecho, como ha advertido Jack Dodick, profesor y presidente de Oftalmología en NYU Langone, desde que se introdujeron las lentes de contacto blandas en los años 70 del siglo pasado, se ha producido un incremento en la prevalencia de las úlceras de córnea, y Pseudomonas es uno de los patógenos que con frecuencia se ve implicado en esta afección. El experto señala que los resultados del estudio sugieren que los organismos que intervienen en las infecciones parecen proceder de la piel, por lo que se debería prestar atención a los párpados y extremar la higiene de las manos para disminuir los riesgos.