Xabi Alonso: “Hay que irse cuando aún te pueden echar de menos”

El exjugador del Real Madrid visita el Bernabéu en la última temporada de su carrera para tratar de dejar KO a los blancos: "Somos el Bayern, sabemos cómo hacerlo"

Xabi Alonso (Tolosa, 1981) cierra este martes uno de los capítulos más impresionantes de su carrera: el Santiago Bernabéu. Lo visitó con la Real y con el Liverpool. Fue su campo cinco años como mediocentro del Real Madrid. Y regresa, en el último partido que jugará en Chamartín (vuelta de los cuartos de Champions), como mariscal del Bayern de Munich.

Pregunta. ¿Qué ha aprendido con la edad?

Respuesta. Cuando tenía 27 años yo pensaba que a los 35 estaría tieso. Tieso de no moverme. "A ver quién me va a querer", pensaba. Pero no ha sido así, y con el tiempo he aprendido a interpretar y leer mejor el juego. Cada vez tengo más claro por dónde podemos hacer daño, qué movimiento está funcionando y qué movimiento no.

Cuando tenía 27 años yo pensaba que a los 35 estaría tieso. Tieso de no moverme

P. No le afecta el regreso.

R. Claro que afecta. Yo no sé cómo lo voy a gestionar. Recordaré todos los momentos que pase allí y que marcaron mi historia en el Madrid. Será mi despedida hacia un público al que respeto mucho y del que siempre he recibido el mismo respeto. Recuerdo la vuelta de Cristiano a Old Trafford con el Madrid. Él estaba impresionado. Fue un recibimiento de categoría mundial, los ingleses lo ovacionaron como se merecía. Y mi apreciación es que se encontraba aturdido.

P. Su marcha del Madrid fue tan rápida que pareció una fuga.

R. Fuga de ningún modo: no me escapé de nada. Yo no estaba incómodo en el Madrid. El balance que hacía era: he estado aquí cinco años, he ganado la Champions y tengo que decidir si quiero probarme en otro grande de otro país o acabar en Madrid, donde estoy encantado. La decisión fue muy rápida, Pep insistió y yo di un paso muy difícil porque irse del Madrid por voluntad propia es rarísimo. Se habló mucho sobre mi salida y la verdad era más sencilla: antes de acabar mi carrera quería jugar en otro gran club de otra gran liga y retarme a mí mismo. Siempre he pensado que de los sitios te tienes que ir arriba, cuando la gente te respeta y te echaría de menos si te fueras. Hay que saber cuándo decir adiós. Siempre intento irme en el momento justo.

Antes de acabar mi carrera quería jugar en otro gran club de otra gran liga y retarme a mí mismo

P. Ganar la Copa de Europa influyó.

R. Es que en Madrid puedes ganar ligas, copas del Rey... Pero las fotos de las plantillas que hay en el pasillo de Valdebebas son las de los ganadores de la Champions. En el Madrid la Champions te asegura un lugar en su historia.

P. Antes del Madrid usted pudo acabar en el Barça.

R. Fue un verano en el que el Liverpool me quería vender, y se produjo una conversación entre Rafa [Benítez] y Pep [Guardiola]. Pep me lo contó ya en Alemania. Le dijo a Rafa que yo le gustaba mucho y que le encajaba muy bien en su forma de jugar, pero había empezado Busquets en el primer equipo y tenía unas hechuras estupendas. Así que Pep apostó por él, y no se equivocó. Les salió un jugadorazo.

P. ¿Cómo se entera del sorteo?

En Madrid puedes ganar ligas, copas del Rey... Pero las fotos de las plantillas que hay en el pasillo de Valdebebas son las de los ganadores de la Champions

R. Habíamos acabado el entrenamiento y estábamos estirando en el centro del campo. Thiago, Carlo [Ancelotti] y yo nos pusimos a hablar y alguien salió del comedor al balcón a gritar: “Atleti-Lester”. A los pocos segundos salió de nuevo voceando: “Juve-Barça”. Ahí nos dijimos: “Oye, que aquí ya quedan…”. Y de pronto: “¡Bayern-Real!”. Nos miramos inmediatamente Carlo y yo; sin hablar, nos dijimos todo. Habíamos ganado juntos la Champions con el Madrid.

P. Y habían eliminado al Bayern en semifinal.

R. Los primeros treinta minutos en el Bernabéu no vimos el balón. No nos hicieron ocasiones, pero nosotros no pasábamos del centro del campo. Nos controlaban con Philipp [Lahm], Kroos y Schweistenger. Pum-pum-pum. Nos tenían ahogados, asfixiados. El gol de Karim [Benzema] cambió mucho, equilibró todo.

P. Y la vuelta.

R. Venir aquí y ganar 0-4, imagina. Llegábamos preparados, ¿eh? El mensaje era: "Les ganamos en el Bernabéu, pero son un equipazo. Si alguno falla, nos pasan por encima". Teníamos que hacer el partido de nuestra vida. Ellos tenían el control de balón, nosotros teníamos que ser muy disciplinados y hacerles daño. Gareth [Bale], Cristiano, Di María: los teníamos que coger desorganizados y matarlos a contras. Y fíjate, al final lo dos primeros goles fueron de estrategia.

P. Usted jugó en el Madrid, ganó partidos que el Madrid gana no sabe cómo. Cuando uno está enfrente, ¿cómo se prepara?

R. Hay equipos a los que puedes analizar y prever cómo cerrarlos, cómo evitar que generen juego por banda, por el centro. Con el Madrid no puedes pensar mucho en ellos. Hay tanto talento, tanta genialidad en todas las líneas, que es difícil de frenar: pueden marcar de cualquier forma. Nos pasaba en el Madrid con Messi. Nos preguntábamos cómo pararlo, y en el campo driblaba a tres y se presentaba en el área: ¿cómo prevés que va hacer ese movimiento? El Madrid tiene eso a nivel equipo. Además de jugar muy bien hay que tener un poco de suerte y que ellos no tengan un buen día.

P. Tampoco a balón parado.

R. Mira, Sergio metió los dos goles en Nápoles. En el siguiente partido contra el Athletic, la primera falta lateral la remata Sergio... ¡solo! Los de Athletic claro que lo habían estudiado, pero quedarse solo como se queda Sergio también es un talento. Pero eso es el Madrid, que tiene los jugadores adecuados para que pasen cosas todo el rato.

P. ¿Ha visto partidos suyos este año?

R. Bastante, y están ganando partidos como si supiesen que los van a ganar de todos modos. Tienen ese punto de confianza, los conozco.

P. ¿Y ha cambiado su juego?

R. La amplitud en el Madrid la dan los laterales, y arriba acumulan tres delanteros. Detrás la calidad y finura de Toni y Luka [Modric]. Pero no se pueden comparar a Gareth y Cristiano con Robben y Ribery, no juegan como extremos clásicos. Gareth y Cris tienen más gol porque son más de área, y son los laterales los que son fundamentales para el juego del Madrid. Hay pocos laterales en el mundo que generen tanto peligro como ellos.

El Atleti dolió mucho. Fue una derrota durísima

P. ¿Han superado la eliminación del año pasado?

R. Sí, pero el Atleti dolió mucho. Fue una derrota durísima. El año anterior, cuando nos eliminó el Barça, teníamos a muchos lesionados y no pudimos pelearle de tú a tú. Pero en Munich y contra el Atleti lo hicimos todo para pasar, todo. Personalmente yo acabé hundido. Desarmar al Atleti como lo hicimos no era fácil. Nunca se ha visto tan superado y bombardeado como en la primera parte: por ahí se nos escapó.

P. ¿Por qué se les escapó?

R. Porque para ganar la Champions siempre necesitas un día de suerte. Un día en el que puedes merecerla o no, pero tienes que tenerla. Cuando ganamos la Décima, en Dortmund íbamos perdiendo 2-0 al descanso [el Madrid había ganado 3-0 en la ida]. Y el palo de Mkhitaryan aún lo tenemos sonando en la cabeza.

P. Del descanso en el Allianz, contra el Atleti, salieron un poco más mustios.

Hay que estar en el campo. Hay que sentir lo que sientes en el campo. Nadie sabe nada hasta que está ahí abajo

R. Antes te hablaba de lo que había aprendido del juego. Sin embargo, cuanto más crezco menos entiendo lo que pasa en la mente de los jugadores. Mira lo que pasó entre Barça y PSG. El miedo a perder algo que tienes ya acariciando con los dedos te agarrota. La angustia de estar a punto, de perder algo que todo el mundo da por hecho pero aún no tienes. Eso te bloquea. Los jugadores del PSG se quedaron en shock después del penalti de Neymar. Eran zombis. Entonces decías: "Va a marcar el Barça, va a marcar el Barça". Y marcó. ¡Se quedaron tres solos delante del portero en el último minuto!

P. La cabeza.

R. Es que esto ha evolucionado una barbaridad en el plano físico y en el plano táctico. ¿Pero quién sabe lo que pasa en las cabezas? Puedes haberlo ganado todo, ser tu último partido, y que se te crucen los cables en la final de un Mundial, como a Zidane. Por eso hay que estar en el campo. Hay que sentir lo que sientes en el campo. Nadie sabe nada hasta que está ahí abajo.

P. ¿Alguna vez les dijo algo de eso Zidane?

R. No, no, nunca habló con nosotros de eso.

P. ¿Usted ha tenido momentos así?

R. Pocos, pero sí. Tuve una roja por una agresión y me arrepentí tanto que no he vuelto a hacerlo. Fue con la selección en Islandia. Le pegué una patada al tío y al momento pensé: "Qué coño haces, menos mal que el árbitro no te ha visto". Pero le eché una ojeada al línea para confirmar que él tampoco y lo vi avisando al árbitro. ¡Minuto 20 de partido! Me quedé solo en el vestuario escuchando lo que pasaba fuera, íbamos 1-0 perdiendo y pensaba: "Qué niñato he sido". Luego empató Andrés [Iniesta], y le pegué un abrazo enorme mientras le decía que me había salvado.

P. Iniesta no fue el único que le salvó la vida.

R. ¡No! Guaje [David Villa] lo hizo en Sudáfrica. En los cuartos de final contra Paraguay. Iker había parado un penalti, estábamos a cero y teníamos un penalti a favor. Lo metí, pero lo ordenaron repetir. Esos segundos son terribles, hay que volver atrás, hay que pelear contigo mismo cuando ya has celebrado un gol. "Ahora por dónde lo tiras: por el mismo lado, por el otro, qué está pensando el portero". Todos teníamos la sensación de que era nuestro Mundial. Y me sentía culpable por haber fallado el penalti. Así que imagínate el gol de Guaje. "Eres mi héroe", le gritaba.

P. Usted ha tenido muchos piques, enfrentamientos, juego duro.

R. En el campo escuchas de todo, y vives muchas cosas. Y hay un "cabrón" por ahí volando, y un no sé qué, eso ocurre un montón. ¡Es que yo estoy en la sala de máquinas, no en el podio! Y nunca he rehuido. Cuando hay que arremangarse se hace y ya está; si toca, toca. Eso también es competir. Nunca se lo he achacado a nadie, y he conocido a verdaderos tíos sucios en el campo que fuera son tipos excepcionales. Y entiendo, por ejemplo, que después de los clásicos de alto voltaje que hemos tenido, el 95% de culés tenga una imagen negativa de mí. ¡Pero yo defendía lo mío!

P. ¿Pep es más intervencionista que Ancelotti?

R. Hay diferencia entre el Carlo de Madrid y el de Munich. Mantiene el don de gentes: se acerca a nosotros, se hace querer. Pero él tácticamente cambia con las plantillas. Pep es muy detallista y está encima de todo; ha estado aquí tres años, así que Carlo tiene en cuenta eso e interviene más de lo que lo hacía en Madrid.

P. En la web Ecos del Balón se insiste en que a Thiago y Lewandowski les ha sentado bien Ancelotti.

R. Lewandoski está en el top 3 de los nueve mundiales. Y Thiago está creciendo una barbaridad, lo que pasa es que para estar bien necesita sentirse importante. Participa muchísimo en el juego, la toca todo el rato. Hace esas cosas brasileñas que tiene adaptándolas al fútbol alemán, y es un espectáculo. Si no se le hace sentirse importante, su juego no tiene tanta trascendencia.

P. Su padre [Periko Alonso] coincidió en el Barcelona con Maradona.

R. Les entrenó Menotti, y lo hacía siempre por las tardes para "acostumbrar el cuerpo al horario". A mi padre le daba siempre la misma orden: "Periko, tú corre y se la das al Diego". Mi padre no vio nunca una cosa igual sobre el campo como Maradona. Y que era una persona muy generosa, muy entregada a los demás. Llegó muy joven a Barcelona. Fue un genio, un genio absoluto.

P. ¿Qué zurdas tuvo alrededor?

R. Yo estuve con dos zurdas impresionantes. De Pedro y Guti. Tíos dispersos e intermitentes que si tenían el día eran los mejores de los 22 de largo. De Pedro tenía un talento increíble, y también era un tío de un corazón enorme y muy generoso. Podía estar dos meses desaparecido, y regresaba ganando un partido tras otro. Daba los mejores centros que he visto yo en mi vida.

P. Guti.

R. Si querías que pasase algo diferente en el partido se la dabas a él. Tenía momentos que desesperaban a la gente, pero como quisiera ponerse a jugar levantaba el estadio. Yo sólo coincidí un año con él. Cuando se fue, le dije: "Oye, Guti, ¿el 14 qué?". "Sí, sí", dijo. A mí me encanta el 14, y él lo había llevado más de diez años. Hay que respetar esas cosas.

P. Le costaría, usted tiene fama de seco. Al principio, al menos.

R. Pero eso es el norte, ¿no? En Liverpool, en los setenta, había partidos en los que se celebraban los goles dándose la mano. Te lo cuenta Toshack.

P. Toshack es el que apuesta por usted.

R. Clemente me hace debutar. Yo tenía 18 años, quizás estaba muy verde. Y al acabar el año Clemente no se dirige a mí, habla con mi padre y le dice: "¿Qué te parece si cedemos a Xabi al Eibar?". Y mi padre dice que perfecto. Yo estaba de vacaciones con mis amigos y compramos el Diario Vasco, y allí leo de repente: "Xabi Alonso, cedido al Eibar". Llamo a casa y digo: "Aita, ¿esto qué es?". Y me responde que sí, que había hablado con Javi y lo habían acordado. Me pareció bien, allí estuve seis meses. Luego Toshack nos llamó desde la Real a Joseba Llorente y a mí.

P. Un personaje, el galés.

R. ¡El galés! Tenía una memoria impresionante. Y un humor sarcástico muy divertido siempre que no te tocase a ti, porque entonces te podía hundir. Fue una leyenda del Liverpool. Con los años acabó en el Swansea, y el día en que murió Bill Shanckly les tocaba jugar en Anfield. Salieron los equipos al campo para hacer el minuto de silencio y Toshack se quitó la chaqueta y se quedó con su camiseta del Liverpool, la misma con la que jugaba. Fue muy emocionante.

P. Usted estuvo siempre el tiempo suficiente para mimetizarse con los clubes.

R. Siempre. Me parece muy importante identificarte de esa manera.

P. ¿Ahora que se acaba no tiene vértigo?

R. Tengo el vértigo de tratar de encontrar algo que me apasione como me ha apasionado el fútbol. Yo he estado muy absorto, yo he vivido esto todos los minutos de mi vida. Pero tenía que pasar, sabía que esto pasaba. Y lo voy a echar de menos. Entrenar, competir, el público. Está asumido.

P. Uno de sus problemas con Benítez fue a causa del nacimiento de una de sus hijas.

R. Fue por una convocatoria de cuartos de final de Champions contra el Inter. Estábamos de parto, y le dije a Rafa que así no podía ir. Iría cuando estuviese todo bien, cogía un avión y me presentaba allí. No lo aceptó. Yo tuve que tomar una decisión y decidí estar con mi familia. No fue fácil, mi trabajo no es un trabajo normal y no era un partido cualquiera, pero jamás me arrepentí. Sí lo hubiera hecho si no estuviese presente en el parto. Por cierto, ganamos 0-1 con gol de Torres.

P. Sus hijos siempre han venido con títulos.

R. El primero con la Eurocopa, la segunda con el Mundial y la tercera con la Décima.

P. ¿Qué le queda grabado del Mundial?

R. Yo creo que ninguno olvidará el trayecto en autobús al campo del último partido de la fase de grupos, contra Chile, que era un equipazo. Era irnos para casa o seguir vivos. Y había un silencio en ese autobús que jamás he vivido en ningún viaje. Una tensión acumulada brutal. Si ganábamos sabíamos que podíamos llegar a la final.

P. Eran competidores.

R. Competidores. No encajamos goles, marcamos muy pocos. Jugar bien lo habíamos hecho muchas veces en muchas competiciones. Pero en Sudáfrica teníamos autoestima. Eso fue lo que nos dio la Eurocopa de 2008: la autoestima que necesitábamos.

P. ¿Qué necesitan ustedes en el Bernabéu?

R. El partido en la primera mitad fue completamente nuestro. Si nos hubiéramos ido con el 2-0 al descanso hubiera sido otra historia. Pero somos bastante prácticos, ¿eh?, ya sólo pensamos en la vuelta. Nosotros sabemos lo competido que va a ser pero somos el Bayern, sabemos cómo hacerlo. Además conozco al Bernabéu en estas eliminatorias y el ambiente será de noche grande. Será un regreso muy emocionante.