Un Boing 737 Max 8 ha recorrido la distancia desde Chicago hasta Washington Dc (casi 1000 kilómetros) con un motor que ha usado el 100% del combustible de aviación sostenible, también conocido como SAF.

 

 

El SAF es un combustible alternativo hecho con materias primas no petroleras. United Airlines está posicionada como la empresa líder en su uso. Tras el vuelo, los resultado obtenidos confirmaron que la emisión de dióxido de carbono fue un 75% menor que la de un vuelo con combustible tradicional.

 

El matiz de que ha sido solo uno de los motores el que ha usado SAF es relevante ya que en la actualidad no está permitido volar exclusivamente con este tipo de combustible, por lo que el otro empleó carburante convencional.