Comienza la construcción del vecindario impreso en 3D más grande del mundo en Texas

por Ultima Hora
0 comentario

Un nuevo desarrollo inmobiliario en Austin, Texas, se convertirá en la mayor comunidad de casas impresas en 3D del mundo.

El proyecto, cuya inauguración está prevista para el año que viene, contará con 100 casas de una sola planta «impresas» in situ mediante una construcción robótica avanzada y un material de construcción a base de concreto.

Los renders digitales del barrio, presentados la semana pasada, muestran hileras de viviendas con los tejados cubiertos de celdas solares. Según las empresas promotoras del proyecto, cada casa tardará aproximadamente una semana en construirse.

¿Están en riesgo los empleos por la construcción en 3D? 2:10

El proyecto es una colaboración entre la empresa de construcción de viviendas Lennar e ICON, una empresa de construcción con sede en Texas especializada en estructuras impresas en 3D. Las casas fueron diseñadas en colaboración con el estudio de arquitectura danés Bjarke Ingels Group.

Aunque ICON no quiso revelar el costo del proyecto, la empresa dijo que su tecnología es mucho más rápida y barata qUn nuevo desarrollo inmobiliario en Austin, Texas, se convertirá en la mayor comunidad de casas impresas en 3D del mundo.ue los métodos de construcción convencionales, en parte porque requiere menos mano de obra. En el proceso de construcción intervendrán cinco de las impresoras robotizadas «Vulcan» de 14 metros de ancho de la empresa, que emiten una mezcla de concreto llamada “Lavacrete” de acuerdo con un diseño de casa preprogramado.

La empresa dijo que puede producir casas de hasta 278 metros cuadrados, y que anteriormente imprimió las paredes de una casa de 37 a 46 metros cuadrados en tan solo 24 horas (repartidas en el transcurso de «varios días»). Los tejados, las ventanas, las puertas y los acabados serán añadidos después por Lennar.

En un comunicado de prensa, el cofundador y CEO de ICON, Jason Ballard, describió el barrio de Austin como un «momento decisivo en la historia del desarrollo a escala comunitaria».

«La impresión 3D a escala de la construcción no solo ofrece viviendas de mayor calidad de forma más rápida y asequible, sino que las flotas de impresoras pueden cambiar la forma en que se construyen comunidades enteras para mejor», se le cita. «Estados Unidos se enfrenta a un déficit de aproximadamente 5 millones de viviendas nuevas, por lo que existe una profunda necesidad de aumentar rápidamente la oferta sin comprometer la calidad, la belleza o la sostenibilidad, y ese es precisamente el punto fuerte de nuestra tecnología».

En un comunicado, Martin Voelkle socio de Bjarke Ingels Group describió los edificios impresos en 3D y sus tejados fotovoltaicos como «pasos significativos hacia la reducción de los residuos en el proceso de construcción, así como para que nuestras viviendas sean más resistentes, sostenibles y autosuficientes energéticamente».

Los defensores de la construcción impresa en 3D creen que puede reducir en gran medida los costos de mano de obra y el tiempo de construcción. La investigación también sugiere que el método puede reducir los residuos y las emisiones de dióxido de carbono. La capacidad de las impresoras 3D para construir edificios sin encofrado (los moldes de concreto en los que se suele verter el cemento) puede reducir significativamente el uso general del material, que es responsable de alrededor del 8% de las emisiones mundiales de CO2 al año.

Un estudio reciente realizado en Singapur, por ejemplo, reveló que la construcción de un cuarto de baño mediante impresión 3D producía casi un 86% menos de dióxido de carbono que los métodos de construcción convencionales, y era más de un 25% más barato. Los críticos han señalado que la impresión de concreto en 3D sigue dependiendo de un material no renovable, y que la seguridad y estabilidad de las estructuras no están contempladas específicamente en los códigos de construcción existentes.

No es ciencia ficción

Si bien el proyecto recién anunciado de Austin es el más grande de ICON hasta la fecha, la firma ha estado utilizando la impresión 3D para construir viviendas sociales, o subsidiadas, en México y Texas desde 2018. La compañía también reveló recientemente que está trabajando con la NASA para fabricar materiales de construcción a partir de polvo lunar, con miras a construir una base lunar.

A principios de este año, ICON dio a conocer los planes para un desarrollo separado de cuatro viviendas en el este de Austin. En 2019, la empresa también anunció que está construyendo una comunidad de 50 viviendas para familias de bajos ingresos en Tabasco, México.

ICON no ha revelado los precios de las viviendas de su nuevo proyecto en Austin. A principios de este año, la primera casa impresa que salió al mercado en Estados Unidos, un espacio de una planta y 130 metros cuadrados en Riverhead, Nueva York, se cotizó por US$ 299.000. Otra empresa de impresión 3D, Palari Group, reveló recientemente planes para construir 15 propiedades impresas en 3D cerca de Palm Springs, California, con precios para las casas de tres habitaciones que comienzan en US$ 595.000.

En declaraciones a CNN en 2019, Ballard dijo que la tecnología de su empresa podría «ofrecer un producto de mucha más calidad al mercado de la vivienda a una velocidad y precio» que «normalmente no está disponible» para las familias de bajos ingresos. Su empresa cree que su tecnología también puede utilizarse para combatir la falta de vivienda y puede desplegarse como ayudas en caso de desastre.

«La impresión 3D no es ciencia ficción», dijo Ballard en su momento. «Hemos cruzado el umbral que separa la ciencia ficción de la realidad. En el futuro, nuestra apuesta es que ésta será la mejor esperanza de la humanidad para una solución de vivienda que se ajuste a nuestros valores e ideales más altos».

Related Posts

Deje un comentario