Con el paso de los días bajan las aguas pero crece el dolor con el aumento de fallecidos

por Ultima Hora
0 comentario

El paso del ciclón Eta por el país  dejo muerte y desolación además de millonarias pérdidas, pero una vez que  bajan las aguas de las terribles inundaciones, vienen las peores tareas como la de la recuperación e identificación de cadáveres.

El último informe oficial se  contabilizan 63 fallecidos, y hay un gran número de desaparecidos por lo que lastimosamente se prevé que los cuerpos sigan apareciendo.

De acuerdo con información del Ministerio Público en la morgue de San Pedro Sula hay una docena de cuerpos sin vida sin identificar.

La exdirectora de Medicina Forense Julissa Villanueva, manifestó que se deben emprender acciones de inmediato y para ello ya hay protocolos tanto nacionales como internacionales.

En ese sentido, indicó que   el Servicio Nacional Forense, puede activar el Equipo de Identificación de Víctimas en Desastres (IVD), establecido en La  Guía del Sistema Forense de Respuesta a Desastres en Honduras (Ivd), mismo que ya existe y se debe activar en estos casos de emergencia por desastres.

“Cuántos cuerpos en descomposición se estarán esperando, pues obviamente en la medida que pasa el tiempo y bajan las aguas la probabilidad de que encontremos cuerpos en estado de putrefacción es mayor” dijo Julissa Villanueva.

La profesional anotó que  “obviamente los procesos de identificación se orientan más al uso de métodos genéticos, el uso de métodos odontológicos y también, si fuese posible dactiloscópicos”.

Asimismo, señaló que sería de  mucha ayuda que se hagan  alianzas con el Registro Nacional de las Personas, para que proporcionen las huellas dactilares de los desaparecidos, asimismo, adecuar salas de duelo y  realizar allí mismo las entrevistas antemorten, para recabar toda la información que los familiares puedan aportar de sus parientes desaparecidos como cicatrices, tatuajes o algún otro distintivo que para la pronta identificación de los cadáveres.

Villanueva, destaca que Honduras puede perfectamente hacer frente a esta tarea de la recuperación e identificación de los cuerpos sin vida bajo la coordinación de un equipo de no menos de 25 profesionales que deberán trabajar en turnos para no llegar al agotamiento.

El equipo debe estar conformado por profesionales expertos como: forenses, dactiloscópicos, odontólogos, expertos en genética, radiólogos, psicólogos y psiquiatras.

Recomendó que se designe un lugar de trabajo “el lugar de trabajo más ideal en este caso, es la sede Regional de San Pedro Sula, donde ya se cuenta con dos cuartos fríos de mantenimiento y allí mismo hay tres o cuatro mesas de autopsias en las que se puede trabajar, el equipo”.

De igual forma la especialista considera que debe haber acompañamiento de “un equipo de atención al cliente y un equipo de información para la prensa, donde se vaya informando de manera ordenada la identificación de los  cadáveres que se van haciendo”, eso es muy importante para no dar lugar a la desinformación.

Finalmente, la exdirectora de Medicina Forense, resaltó  que no se puede dejar de lado el abordaje de la salud mental, por lo que en todo  el proceso deben estar presentes los psicólogos y psiquiatras para brindar la intervención  en crisis para la atención de todos los dolientes que ya sufren un trauma por todo lo acontecido y además para que el proceso sea  más humano.

Related Posts