DIRECTOR DE PLANIFICACIÓN DE LA POLICÍA NACIONAL: HONDURAS ES UN PAÍS EJEMPLO EN REDUCCIÓN DE LA TASA DE HOMICIDIOS

por Ultima Hora
0 comentario

—– Tasa de homicidios ha bajado de casi 87 por cada 100.000 habitantes en 2011 a 37,5 como producto de estrategias de seguridad del Gobierno.

—- San Pedro Sula y Tegucigalpa han salido de las 25 ciudades más violentas del mundo gracias a esa disminución de homicidios.

—- Lo más importante ha sido salvar miles de vidas en los últimos años, dice el comisionado Gerzon Velásquez.

—- Trabajo interinstitucional coordinado, depuración policial y nuevas cárceles de máxima seguridad son algunas medidas que han permitido bajar la violencia en Honduras, destaca.

—- Escudos terrestres, aéreos y marítimos contra el narcotráfico también han sido decisivos.

“Honduras es un país ejemplo en la reducción de la tasa de homicidios”, manifestó hoy el director de Planificación y Operaciones de la Policía Nacional, comisionado Gerzon Velásquez.

El oficial hizo esta aseveración tras confirmarse que San Pedro Sula y Tegucigalpa ya no están entre las 25 ciudades más peligrosas del mundo según el último informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP), una organización no gubernamental mexicana.

San Pedro Sula, luego de estar en el lugar 15, bajó al 34, mientras que el Distrito Central pasó del 34 al 30, pero ambas ciudades ya lejos de los primeros sitios que ocuparon entre 2014 y 2017, como producto de las estrategias del Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández para mejorar la seguridad en el país.

El ranking de ciudades con más altos índices de violencia se publica en abril de cada año y no incluye ciudades con conflictos bélicos declarados.

Para el comisionado Velásquez, los resultados son producto del esfuerzo interinstitucional, en el marco del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa, que ha hecho un trabajo fundamental en los últimos años, con una labor coordinada, que ha sido notoria para mejorar los índices de seguridad y, por ende, bajar los porcentajes de muertes en todo el país.

Velásquez refirió que el CCSPJP es una reconocida organización no gubernamental que analiza las ciudades más violentas del mundo en base a los índices de muertes por cada 100.000 habitantes y recordó que, penosamente, desde 2011 hasta 2014 San Pedro Sula ocupó el primer lugar y el Distrito Central se mantuvo entre las posiciones de la 2 a la 6.

Dentro de la buena nueva que significa para el país que sus dos ciudades con mayor densidad poblacional ya no estén en el listado de las 25 más peligrosas del mundo, destacó que en el informe sobresalen urbes de países desarrollados como Estados Unidos, Brasil, México y Venezuela, entre otros,
“Y el mismo (informe) ha permitido ver el progreso sistemático que ha tenido Honduras en los últimos años”, subrayó.

Salvar vidas

Velásquez recordó que a partir de 2015 Honduras empezó a mejorar y San Pedro Sula dejó de ser la número uno en el ranking y el Distrito Central prosiguió flotando entre los primeros seis puestos, luego de una serie de medidas del Gobierno del presidente Hernández que permitieron bajar los índices de violencia y que ambas ciudades se alejaran de esos primeros escalones.

Ya para 2016, remarcó, se fue mejorando de manera sistemática y sostenida, al grado que poco a poco se fue saliendo de las 10 ciudades más violentas del mundo, luego de las 15, de las 20 y ahora de las 25, mientras que México, por ejemplo, tiene 18 ciudades entre las 50, Brasil 11, Venezuela 6, Estados Unidos 5 y Sudáfrica 4.

“Pero más allá de alejarse de esos primeros puestos del ranking, lo importante ha sido salvar las vidas de miles de hondureños”, dijo Velásquez.

Recordó que en 2011 en Honduras se llegaba a 86,5 muertes por cada 100.000 habitantes y hoy esa medición se encuentra en 37,5, y con tendencia a seguir bajando.

El presidente Hernández en su momento expresó que las medidas para reforzar la seguridad ciudadana se dieron a través de una labor, ardua, enorme y muy bien planificada.

“Lo más importante es que en todo este tiempo logramos salvar la vida de más de 70.000 personas, desde 2014 a la fecha”, puntualizó Hernández.

Fusina, el gran producto

El director de Planificación y Operaciones de la Policía Nacional destacó que bajo el marco del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad nació la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), entidad que ha permitido importantes resultados en la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y las maras y pandillas.

“Fusina ha sido un producto más que notable”, dijo Velásquez, porque “ha permitido obtener resultados más que evidentes en áreas con altos índices de violencia como el narcotráfico, crimen organizado, y una lucha frontal contra las maras y pandillas que tenían aterrorizada a la población”.

Comentó que Fusina logró convertirse en una fuerza interinstitucional con un trabajo más que efectivo, con el aporte de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Policía Militar del Orden Público, Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia, entre otros órganos de seguridad estatales.

Velásquez recordó que ese trabajo no se hizo de manera improvisada porque para poder obtener logros significativos “se inició con un diagnóstico de los 30 municipios que más altos índices de violencia tenían, y luego se fueron ejecutando una serie de medidas importantes”, como las saturaciones, patrullajes constantes y decomisos de armas, solo por mencionar algunas de las soluciones puestas en marcha.

Cárceles de máxima seguridad y traslado de reos

Entre esas medidas, Velásquez también destacó la construcción de las cárceles de máxima seguridad de El Pozo I, de Ilama (Santa Bárbara); La Tolva, de Morocelí (El Paraíso), así como el Centro Penal del Valle de Siria (Francisco Morazán), el cierre del Centro Penal de San Pedro Sula y el traslado masivo de privados de libertad a las nuevas prisiones.

Precisamente entre las acciones ejecutadas para reducir los índices de violencia sobresale el masivo traslado de reos de alta peligrosidad, en operaciones consideradas de alto riesgo y ejemplares a nivel de Latinoamérica.

Se suma la implantación de escudos aéreos, marítimos y terrestres para hacer más eficaz y certera la lucha contra el narcotráfico en zonas consideradas calientes.

Velásquez enfatizó que “la reducción de homicidios en el país fue dramática una vez que se logró trabajar con los escudos, porque el trabajo fue más contundente y efectivo”.

Afirmó que la labor de diversas fuerzas originó resultados más que sorprendentes, al grado que muchos aspectos son motivos de asombro en diversos sectores del planeta porque en poco tiempo se logró lo que a otras ciudades les significó años de arduo trabajo para reducir sus índices de violencia.

Depuración y transformación de la Policía
El presidente Hernández, durante el acto de cambio de mando en la Policía Nacional en enero pasado, comentó que “Honduras hoy tiene una Policía más confiable, mejor preparada, más cercana a la ciudadanía, y todo eso después de haberla transformado con una operación de depuración y reforma profunda, realizada por una Junta Interventora que no era afín a intereses particulares”.

Al respecto, Velásquez aseveró que “la depuración de la Policía Nacional y la reforma integral a la que fue sometida también forman parte de esas medidas que han permitido bajar los niveles de violencia”.

Dentro de esa profunda reforma mencionó que la mejora del proceso de reclutamiento, el sistema de preparación y la capacitación constante de las diversas unidades son hechos notables que han permitido contar en este momento con una Policía Nacional certificada.

También destacó las nuevas dependencias que operan dentro de la institucionalidad, como la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), Dirección Policial de Investigaciones (DPI), Dirección Nacional de Servicios Policiales Fronterizos y la Dirección Nacional Policial Anti-Drogas, entre otras.

El presidente Hernández ha reiterado que “no debemos descuidar la seguridad del país, ni un día, ni una hora, ni un minuto, porque es prohibido olvidar de dónde venimos, de ser considerado uno de los países más violentos de la faz de la tierra, y aunque hemos tenido logros sorprendentes, eso no es suficiente y debemos seguir aspirando a tener índices de seguridad como sucede con los países desarrollados”.

Los índices de ciudades más violentas del mundo reflejan ese avance.

Related Posts