Elmer Huerta: “Hay que confiar en las vacunas porque se necesitará inmunizar al 70% de la población mundial para perforar esta pandemia»

por Ultima Hora
0 comentario

Pocas cosas pueden asombrar a un hombre de la ciencia que presenció su primera autopsia a los 9 años, y no salió corriendo a toda velocidad. Fue muy cerca de la ciudad de Lima, Perú, su país natal y sobre aquella mesa de metal yacía el cuerpo de un hombre muerto por ahogamiento. Sin embargo, esta pandemia global por coronavirus SARS-CoV-2 logró conmocionar al prestigioso médico oncólogo Elmer Huerta.

Elmer Huerta es investigador en la Escuela de Medicina de la Universidad George Washington, en Washington D.C., y está radicado desde hace varias décadas en Estados Unidos, y es considerado una verdadera celebridad de los medios masivos, por su extraordinaria capacidad de comunicación sobre salud y ciencia. La pandemia lo ocupa, lo inquieta y lo preocupa. Y como buen investigador, también lo entusiasma el comportamiento del virus hasta hallar la cura. Es una estrella de la cadena CNN, Telemundo, Univisión y tiene millones de seguidores en sus redes y es considerado un referente global de los temas de salud con una gran llegada a la comunidad latina de USA.

«Tenemos que fijar por ahora nuestras esperanzas y esfuerzos en la vacuna. La ciencia está recién aprendiendo a reconocer los síntomas asociados a las secuelas que causa el COVID-19”, expresó Huerta en diálogo con Infobae, desde Washington DC.

Para redoblar su compromiso con la sociedad -y en su doble rol, de médico y comunicador- y predicando con el ejemplo, el doctor Huerta decidió colaborar con el comportamiento individual y social en la pandemia, y se presentó como voluntario al estudio clínico de la vacuna del laboratorio Moderna.

Huerta se graduó de médico y oncólogo en Perú, en la Universidad Nacional de San Marcos; completó sus estudios en medicina interna, prevención del cáncer y salud pública en EE.UU. Tiene un Master en Salud Pública (MPH) en la Universidad Johns Hopkins University; y director del Centro de Cáncer de dicha universidad. Fue el primer presidente latino de la reconocida a nivel mundial, la American Cancer Asociation, y fue distinguido por el presidente Barack Obama con el premio Campeón de la Prevención y la Salud Pública.

-Bienvenido a Infobae, doctor Huerta. Luego exactamente de 10 meses y 12 días de pandemia global y con una cartera muy avanzada en Fase III de más de 8 desarrollos científicos de vacunas de plataformas tecnológicas diversas alrededor del mundo; y aún sin terapéuticas aprobadas para tratar el COVID-19, ¿cuán cerca estamos de lograr hallazgos que arrojen evidencia científica y permitan perforar la pandemia, bajar los contagios y las muertes?

— Pasaron exactamente 10 meses y 12 días, desde que en una conferencia de prensa -en la víspera del año nuevo del 2020- científicos chinos informaban que habían encontrado 27 casos de una rara neumonía, 7 de los cuales estaban graves y uno moriría después. Eso ocurrió el 31 de diciembre del 2019. Desde que se conoce esta enfermedad podría decir que hemos aprendido muchísimo; pero, aún es más lo que desconocemos de esta enfermedad.

Cuando China explotaba con la pandemia y tenía que construir dos hospitales de 1.100 camas, cada uno de nosotros en el resto del mundo mirábamos y decíamos qué proeza la de los chinos para hacer esto. Pero no era una proeza, era que no tenían dónde poner tantos pacientes graves. Luego llegó a Europa y mirábamos desde América Latina y desde Estados Unidos… ¡Miren hoy lo que ocurre en Milán!, lo que ocurre en Madrid, lo que ocurre en París. Y luego llegó a Estados Unidos, a Nueva York, y luego bajó a Latinoamérica y hemos seguido mirando.

Movimiento pendular

La primera semana de junio 2020 Europa llegó a tener 0 casos y 0 muertes. Y elllos mismos dijeron, se acabó. Sin embargo, miren cómo en este momento está tan mal la cosa en Europa. Se acaba de anunciar el día de ayer que los números en Italia y España son los peores desde que empezó la pandemia y en España igual.

Recién estamos conociendo el comportamiento de la pandemia. Así como los seres humanos tenemos comportamientos y unos somos taciturnos, otros alegres, otros extrovertidos; los virólogos y los epidemiólogos hablan de que las pandemias también tienen comportamientos. Y recién estamos aprendiendo a conocer cómo funciona el SARS-CoV-2.

— Usted se refirió recién al comportamiento del virus. Qué diferencias y qué semejanzas encuentra con la trayectoria del virus en otras pandemias, como por ejemplo la peste negra y la gripe española; que ha durado aproximadamente unos 2 años. ¿Qué cree usted que puede pasar con ésta pandemia puntualmente, teniendo en cuenta de que el avance de las vacunas despiertan mucha expectativa?

-Cuando estudiaba en la Universidad leía sobre la historia de otras pandemias. Y pensaba: En la escuela de medicina aprendemos a curar muchas enfermedades, pero también aprendemos a aceptar que hay otras que no tienen cura. No veo una cura cercana para la COVID-19, tenemos que fijar nuestras esperanzas y esfuerzos en la vacuna.

El control de cualquier problema de salud pública -y cuando hablamos de salud pública, hablamos de la salud de las comunidades en general- tiene dos esferas muy marcadas, las cuales se entrelazan entre sí. La primera esfera es lo que se llama el control de salud pública del problema. Y aquí señalamos un elemento importante e introducimos una palabra clave. ¿Cuál es? Política. El control de salud pública está determinado por lo que se llaman las políticas de salud. Y al hablar de políticas hablamos de los políticos, y esa es una caja de Pandora. Primera esfera.

La segunda esfera es la esfera individual, del sujeto, de la persona. Se cuida, no se cuida. Aprende, no aprende. Recibe los mensajes adecuados. Sabe cómo se transmite la enfermedad. Evita la infección, etcétera. Estas dos esferas se entrelazan porque dependerán de una buena política pública, en donde los políticos entiendan el problema, y tengan empatía por la gente que está sufriendo, por los fallecimientos. Y usen a la ciencia como la herramienta que los llevará a controlar la enfermedad. Segunda esfera

La “carrera espacial” por la vacuna

— Doctor, lo llevamos puntualmente, al vigoroso escenario actual de las vacunas en una avanzada Fase III. Existen hoy, ocho proyectos de investigación de laboratorios transnacionales en Fase III avanzada: las vacunas son de origen chino, Sinopharm, CanSino y Sinovac; la de Universidad de Oxford -AstraZeneca -que se producirá con base en la Argentina-; la Sputnik-V, desde la Federación Rusa y la de Johnson & Johnson- Janssen, que ofrece a diferencia del resto una sola dosis . Y las dos más innovadoras con una plataforma de origen genético-ARNmensajero-, la de Pfizer- Biontech y la del laboratorio Moderna, de Massachusetts ¿Hay alguna en la que usted por razones científicas deposite más confianza o expectativas? Y qué opina de esta declaración de efectividad, del 90% en el caso de la vacuna de Pfizer-Biontech, y del 92% la Sputnik-V de la Federación Rusa. ¿Cómo valora este portafolio de vacunas experimentales?

—De los ocho proyectos de vacunas que están en estudio, pienso que todas van a funcionar, pero la duda que sigue latente es por cuánto tiempo nos van a proteger. Primero hay que decir que las dos preguntas científicas que debe contestar la Fase III están basadas en resultados de efectividad y seguridad a largo plazo.

Related Posts