ESTADOS UNIDOS FESTEJO SU INDEPENDENCIA CON IMPORTANTES EVENTOS

por Ultima Hora
0 comentario

Los estadounidenses celebraron ayer  domingo 4 de julio el 245º cumpleaños de su nación conesperados shows de fuegos artificiales y bandas de música después de que la pandemia de coronavirus obligara a cancelar casi todas las celebraciones el año pasado.

Como siempre, los fuegos artificiales son el punto culminante de la fiesta del 4 de julio. Dos de los mayores espectáculos pirotécnicos del país estallarán sobre el National Mall de Washington, y sobre un tramo de 1,5 km del East River de Nueva York, que separa Manhattan de los distritos de Queens y Brooklyn.

Algunos eventos clásicos del 4 de julio, como el concurso de comer perritos calientes de Nathan’s Famous en Coney Island, en Brooklyn, se han reducido para permitir el distanciamiento social en reconocimiento de la continua amenaza del COVID-19, que ha matado a más de 600.000 estadounidenses. La variante Delta, más agresiva, ha hecho saltar las alarmas sobre la posibilidad de una nueva oleada entre los no vacunados.

Aun así, esta festividad ha sido un momento para que los estadounidenses muestren su patriotismo y celebren una nueva sensación de libertad en sentido personal, reuniéndose de nuevo con sus amigos y disfrutando de los sencillos placeres del verano.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, festejará hoy el 245 cumpleaños de la nación con una celebración tradicional. Después de pasar el fin de semana en Michigan y Delaware, el mandatario regresó a la Casa Blanca para recibir a unas 1,000 personas para disfrutar de hamburguesas y fuegos artificiales.

Los festejos buscan transformarse en una dosis de normalidad para un país cansado de las restricciones y las dificultades de la pandemia del coronavirus, cargas que se aliviaron -pero no desaparecieron- gracias a la exitosa campaña de vacunación.

La pandemia forzó la cancelación de casi todas las celebraciones el año pasado y condujo a una toma de posesión moderada en enero para el presidente demócrata, que tuvo que prescindir de las tradicionales cenas de gala y la cortesía bipartidista mientras el expresidente republicano Donald Trump disputaba su derrota electoral.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, camina para abordar el Marine One, este 29 de junio de 2021, en la Casa Blanca, Washington. EFE/Ken Cedeno/Pool
El presidente de EE.UU., Joe Biden, camina para abordar el Marine One, este 29 de junio de 2021, en la Casa Blanca, Washington. EFE/Ken Cedeno/Pool

Los signos de normalidad regresaron a los Estados Unidos, donde la gente viajaba y se reunía sin máscaras a pesar de que Biden se quedó algo por debajo de su objetivo de que el 70% de los adultos estadounidenses reciban al menos una vacuna para el domingo. El gobierno calculó la cifra en alrededor del 67%, ya que algunas personas se resistieron a recibir inyecciones.

“El domingo celebraremos nuestra independencia como nación, así como nuestro progreso contra el virus”, dijo Biden a un grupo de maestros el viernes. “En los próximos días, tenemos la oportunidad de comenzar de nuevo”.

En la Casa Blanca el sábado, el humo de las empanadas de carne molida se elevó de las parrillas de carbón mientras los trabajadores preparaban los platos para el evento del domingo.

En un cambio brusco con respecto a los últimos meses, las puertas de la Casa Blanca estarán abiertas a cientos de invitados, lo que marcará el evento más grande de la presidencia de Biden.

Related Posts