EXPERTOS ADVIERTEN GRANDES DESAFIOS DE LA EDUCACIÓN PARA ESTE 2021 EN HONDURAS

por Ultima Hora
0 comentario

Deserción, repitencia, paupérrima infraestructura y una baja calidad docente son los retos que el sistema educativo tiene para el año lectivo 2021, sin dejar de lado la exclusión de un millón 300 mil niños y jóvenes.

La pandemia del COVID-19 ha causado la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación a esto se le suma el trabajo infantil, lo que impide que los niños se puedan educar, además la falta de un sistema en línea lleva a que miles de niños y niñas no tengan la forma como tener el pan del saber y la falta de empleo de un padre provoca que el menor no llegue ni a matricularse a un nuevo año lectivo.
Alduví Díaz, rector de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán dijo que para este mes se ha llegado aun nivel de contagio de la covid-19 alto, por lo que se vislumbra un inicio del 2021 sin clases presenciales.

Explicó que no hay ni dinero para comprar computadoras, internet, celulares y que los menores puedan tener acceso a una educación virtual, además falta capacitación de profesores en el área virtual ha impedido a clases. Al tiempo que estimó que para marzo de 2021 se puede llegar a clases presenciales

Gonzalo Baroni, director de Educación y Cultura en Uruguay informo que el 22 de abril del 2020 se ordenó retornó a clases en zonas rurales de ese país, dado que muchos niños estaban fuera de la educación virtual, pero quedo demostrado que en ningún país de mundo se puede enseñar de forma correcta clases en líneas, sobre todo para niños de los primeros años.

También se mostro que los trabajos en líneas se veían de forma media y es difícil que los extractos más bajos puedan tener acceso a la educación virtual por lo que se necesitó abrir las aulas de clases.

Advirtió que hay que tener cuidado con las clases virtuales porque estas solo abarcan un poco a los niños y niñas, pero aun falta mucho que aprender, también se necesita una fuerte inversión digital y capacitación de los maestros.

Alden Rivera, representante de la Fundación Hondureña de Estudios para el Desarrollo, indicó que al menos 300 mil niños y niñas han desertado del aula de clases en el 2020 producto de la pandemia lo que lleva al trabajo infantil.

Este fenómeno de la pandemia esta afectando a toda la sociedad y hay que tener presente que este virus seguirá en el país para el 2021 y hasta la 2022, por lo que se recibe un año con desempleo por el orden de 550 mil, economía está dañada, perdida en tributos arriba de 30 mil millones de lempiras, con un déficit fiscal del 5.7% el más alto de los últimos 10 años y con una deuda pública de 57.5%.

Explicó que el 2021 se recibe con un problema educativo con 300 mil niños que han desertado, producto de no acceso al modelo educativo virtual, se recibe el año con interrupción del modelo de aprendizaje.

Datos de la Encuesta de Hogares del INE muestran que el 44 por ciento de los niños y niñas de entre 3 y 17 años está fuera del sistema escolar.

Los niños y niñas de los grupos con mayor nivel de exclusión de la cobertura educativa son aquellos que viven en la zona rural (48,7 por ciento), los que tienen entre 3 y 5 años (65 por ciento), y los adolescentes de entre 12 y 14 años (55,1 por ciento) y de 15 a 17 años (74,6 por ciento).

Para Lea Azucena Cruz, pedagoga hondureña las clases virtuales es el futuro el que se ve para Honduras y el mundo, por lo que el gobierno debe buscar inversiones para clases virtuales, pero que este a sectores vulnerables.

El 55% de la población de jóvenes no están estudiando, por lo que la crisis en materia educativa es alarmante.

Para Aden Rivera si la gente se pregunta porque tantas caravanas, uno de los temas que se debe abordar es la de educación, porque no hay acceso y no estrategias que lleven a mejorar.

Por su parte, Cruz planteó un año en que las autoridades de Educación tengan una política pública educativa alterna, que vuelva la escuela en un espacio atractivo para los jóvenes y niños.

En ese sentido, consideró necesaria la urgente inversión en la infraestructura escolar que se encuentra colapsada en un 75 y hasta 80 %.

Mejorar el sistema pasa por “asegura a los alumnos que al inicio del año lectivo tengan un maestro, cuenten con un pupitre, merienda escolar, dotarles de mochilas, uniformes, (para las regiones que puedan tener clases presenciales) tener acceso a internet, condiciones de bioseguridad, capacitación al docente, aprendizaje al alumno en pizarra”, aseveró.

Cabe señalar que, en Honduras, cerca de dos terceras partes de los jóvenes entre los 12 y 30 años no estudian ni trabajan, o solo trabajan. La falta de acción de los gobiernos ante esta problemática solamente ha permitido agudizar la pobreza, exclusión y violencia social, aseguran expertos.

Related Posts