FACEBOOK YA NO VA A PEDIR DISCULPAS: ASÍ ES EL PLAN DE LA RED SOCIAL PARA MEJORAR SU IMAGEN

por Ultima Hora
0 comentario

Con Facebook llueve sobre mojado. Durante los últimos años, la red social ha protagonizado escándalos relacionados con la privacidad, la desinformación, la toxicidad o el extremismo. Prácticamente, se ha tropezado con todas las vallas que se ha encontrado por el camino y, tradicionalmente, ha intentado quitarle peso a las sucesivas caídas pidiendo disculpas. Pero eso ha dejado de ser así. Según ‘ The New York Times’, la red social aprobó el mes pasado un nuevo plan de acción destinado a mejorar la imagen de la plataforma.

De acuerdo con el medio, Facebook ha comenzado a mostrar a los usuarios en el News Feed -el muro de actualizaciones, en España- más noticias positivas sobre la propia plataforma con el objetivo de ganar simpatías entre los internautas. Algo que, hasta la fecha, la red social no hacía. Según explican las fuentes consultadas, que mostraron su sorpresa cuando se enteraron del cambio, algunas de estas publicaciones son creadas por la propia red social.

La medida forma parte de un paquete más amplio dentro del plan que Facebook ha bautizado como ‘Project Amplify‘. Según el periódico estadounidense, se lleva discutiendo en el seno de la plataforma desde una reunión celebrada el pasado mes de enero. Entre las medidas impulsadas figura, además, la idea de apartar a Mark Zuckerberg, director ejecutivo de la empresa, de los escándalos. También se habrían tomado medidas para dificultar el acceso a toda aquella información que pueda comprometer a la red social.

En declaraciones remitidas a ABC, Facebook niega que se celebrase una reunión en enero. La red social, a su vez, destaca que no ha habido «ningún cambio en la clasificación del News Feed», aunque reconoce que la plataforma está realizando «una prueba para una unidad informativa que estará claramente marcada (cuando aparezca una publicación relacionada en pantalla) como procedente de Facebook».

Esto implica que, si bien, de acuerdo con la tecnológica, no se está beneficiando a las publicaciones en las que se habla bien de la plataforma, Facebook sí que está realizando una prueba que pasa por mostrar ‘posts’ en los que se destaca su trabajo. «No es la primera de su tipo y es similar a las iniciativas de responsabilidad corporativa que la gente ve en otras tecnologías y productos de consumo», afirman a este respecto desde la plataforma que, por el momento, no ha respondido a las preguntas de ABC sobre el resto de iniciativas que destaca ‘The New York Times’ dentro de ‘Project Amplify’. Y que, como se ha explicado, no se limitan en absoluto al News Feed.

Las disculpas ya no funcionan

Las nuevas políticas destacadas por ‘The New York Times’ chocan de forma frontal con la forma de proceder de Facebook hasta la fecha. Durante los últimos años, la plataforma ha intentado apagar incendios dando más o menos la cara, pero siempre (o casi) disculpándose en público. Uno de los mejores ejemplos de esta forma de actuar la encontramos en la primavera de 2018, cuando Zuckerberg afirmó ante el Congreso de Estados Unidos, a razón del escándalo de Cambridge Analytica, «todo fue mi error. Lo siento. No hicimos bastante».

A pesar de las buenas palabras y las disculpas, la plataforma sigue coleccionando escándalos con bastante regularidad. El más reciente, la investigación publicada por ‘The Wall Street Journal’ la semana pasada en la que salieron a la luz documentos de la propia empresa. En ellos se recogía, por ejemplo, que Facebook era consciente de que Instagram -también propiedad de Zuckerberg- es una red social tóxica para muchas adolescentes. Y si echamos un poco más la vista atrás, tan solo unos meses, podemos encontrarnos con casos similares relacionados con la desinformación sobre el Covid-19, el discurso del odio o, incluso, acerca del desinterés de la plataforma y de sus grupos de revisores por contener los bulos durante procesos electorales.

Viendo que el número de escándalos no ha dejado de aumentar desde las elecciones presidenciales celebradas en Estados Unidos en 2016 – proceso en el que hubo injerencia de Rusia en la plataforma, y con el conocimiento de la red social- Facebook habría terminado por darse cuenta de que su estrategia para mejorar su imagen no ha dado los resultados esperados. Además, la supuesta transparencia y la política de pedir disculpas habrían provocado que la empresa llamase más la atención de los reguladores que otras grandes tecnológicas, como Apple o Google.

Sea como fuere, esta nueva política de Facebook, en la que prefiere defenderse a cargar con responsabilidades de más, ya se habría dejado ver durante los últimos meses. Por ejemplo, en la vista ante el Congreso de Estados Unidos del pasado mes de marzo. Entonces Zuckerberg afirmó, después de que se acusase a la red social de servir como instrumento durante el asalto al Capitolio de enero, que su plataforma tomó medidas «para asegurar la integridad de las elecciones» estadounidenses de 2020. Sin embargo «luego, el 6 de enero, el presidente Trump dio un discurso en el que rechazó los resultados y pidió a la gente que luchase».

Durante la audiencia, el directivo también ofreció respuestas vagas sobre los efectos tóxicos en los usuarios de sus redes sociales. Un problema que es real y que, de puertas para adentro, reconoce la propia empresa, como demostró la investigación de ‘The Wall Street Journal’.

Menos transparente. Menos Zuckerberg

En lo que se refiere a transparencia, ‘The New York Times’ apunta que Facebook en los últimos meses ha dejado de compartir información que podía provocar que la empresa saliese malparada. El ejemplo más reciente se dio hace apenas unas semanas, cuando se supo que la red social había archivado un informe del primer trimestre del año en el que se apuntaba que la noticia más vista en la plataforma en ese tiempo tenía un titular en el que se sugería que un médico podría haber muerto por culpa de una vacuna contra el Covid-19.

Para rebajar el escrutinio de terceros, Facebook habría tomado medidas destinadas a evitar las filtraciones desde dentro de la empresa y a limitar las herramientas destinadas al análisis de la red social. Además, como se comentaba, la plataforma quiere apartar a Zuckerberg del foco en lo que respecta a escándalos. A este respecto, Nick Clegg, vicepresidente de la red social, fue el encargado de darle la réplica a la investigación del ‘Journal’ a través de una publicación en el blog corporativo. En lo que respecta a ‘Project Amplify’, la respuesta ha sido de Joe Osborne, una de las fuentes consultada por ‘The New York Times’, a través de su cuenta de Twitter.

Related Posts