Gracias Sor María Rosa, por su inmenso trabajo en favor de una Honduras mejor, Cardenal Rodríguez «ella goza de Dios»

por Ultima Hora
0 comentario

Con gran consternación por la partida física de sor María Rosa Loggol, miles de hondureños siguen en los medios de comunicación la  enorme caravana de vehículos, donde es trasladado su  cuerpo.

Ya en su última morada en la tierra que  será en Jardines de Paz Suyapa en la capital.

Sin duda alguna hoy son miles de hondureños que se quedaron con las ganas de volcarse a la caravana y acompañar a sor María, una hondureña inigualable, pero las circunstancias por la pandemia no lo permitieron y como ella era un ejemplo en todo también lo fue en el respeto a las leyes y hoy se honra su memoria despidiéndole desde casa.

El cardenal Oscar Andrés Rodríguez ofició la misa de cuerpo presente, esta fue una mujer que entregó su vida a Cristo.

«Ella seguira motivando para que esta obra no termine» anotó.

«El Señor es mi Pastor nada me falta» fue el Salmo Responsorial

El evangelio leido en la Eucaristia en la despedida de sor María Rosa fue San Mateo 25,31-46

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 25, 31-46
Jesús dijo a sus discípulos:
Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y Él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquéllas a su derecha y a éstos a su izquierda.
Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era forastero, y me alojaron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”.
Los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?”
Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.
Luego dirá a los de su izquierda: “Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; era forastero, y no me alojaron; estaba desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron”.
Éstos, a su vez, le preguntarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, forastero o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?”
Y Él les responderá: “Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo”.
Éstos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna.

Sor María Rosa sembró amor, esta hermana religiosa abrazo el crucifijo y se entrego a Jesús totalmente, dijo el Cardenal luego de la lectura del evangelio.

Sor María Rosa amaba Honduras y hoy recibió el llamado del Señor, fue una fiel servidora de los pobres y los enfermos, añadió el cardenal Rodríguez.

«Querida sor María no te vamos a olvidar» anotó el cardenal y a renglón seguido anotó que ahora toca a todos seguir su obra sin dar recetas sino cada uno haciendo lo que corresponde y que esa semilla que ella dejo siga germinando.

Hoy el Señor Jesús a cosechado un fruto precioso, puntualizó.

Related Posts