INICIA VACUNACIÓN DE PACIENTES DE 12 A 18 AÑOS DEL HOSPITAL MARÍA

por Ultima Hora
0 comentario

 Unos 1.000 pacientes del Hospital María de Especialidades Pediátricas empezaron a ser inmunizados contra la covid-19 este jueves gracias a la gestión de vacunas hecha por la Fundación para el Niño Quemado (Fundaniquem) para inocular a niños y adolescentes que sufren patologías crónicas.

La jornada de vacunación, en la que colaboró el personal del Hospital María y que se realizó en el referido centro de atención infantil, inició este jueves con pacientes de diversos lugares del país y que sufren de patologías crónicas como cardiopatías, diabetes, asma e hipertensión, entre otros padecimientos.

Según la portavoz del Hospital María, Gabriela Flores, los 1.000 pacientes que se espera inmunizar en esta semana recibirán la segunda dosis de la vacuna Pfizer el 29 del presente mes.

«Estamos contentos porque estos 1.000 pacientes de diferentes puntos del país van a recibir la vacuna en dos dosis; la primera que se aplicará esta semana y la segunda el 29 de julio, en un gran esfuerzo de parte de Fundaniquem», resaltó Flores.

Las vacunas donadas a los pacientes del Hospital María forman parte de un lote de 5.000 que recibió Fundaniquem de parte de una institución extranjera, que concedió el lote gracias a las gestiones del doctor Walter Argueta, un hondureño que labora en la compañía donante.

Alegría y esperanza

Bessy Torres, originaria de Cofradía (Francisco Morazán), y su hijo Whitman Carías se sintieron contentos porque el infante, de 13 años y con un severo padecimiento de asma, fue uno de los llamados a presentarse en el hospital para ser vacunado.

«Me preocupaba mucho el tema de mi hijo por su problema de asma, pero gracias a Dios hoy recibió su primera dosis de la vacuna y el 29 recibirá la segunda», dijo doña Bessy.

También el sentimiento de alivio lo vivía Amparo López, con su hija Sofía Velásquez, de 15 años, quien recientemente fue operada del corazón y tenía temor al contagio de coronavirus.

«Ya me siento un poco más tranquila, aunque sabemos que la tenemos que seguir cuidando», manifestó López acerca de su hija Sofía, una jovencita de contextura frágil pero que evidenció ser muy despierta a la hora de reconocer la importancia de guardar las medidas de bioseguridad contra la covid-19.

Genera esperanza

Lidia Guardiola (17), originaria de Tegucigalpa, dijo sentirse feliz por haber recibido la primera dosis de la vacuna «porque yo tengo problemas de sobrepeso y esto me genera esperanza de no contagiarme, más ahora que sé que debo seguir cuidándome para evitar esa enfermedad que tanto daño ha provocado en el país».

De igual manera, Iris Yolanda Laínez dijo sentirse feliz por la inoculación de su hijo Wilmer Jair Valladares, de 16 años y con un padecimiento del síndrome Beckwith-Wiedemann, «porque es necesario tener vacunados a los que tienen enfermedades crónicas».

Related Posts