InSight Crime liga a Bukele con maras desde alcaldía

por Ultima Hora
0 comentario

Las negociaciones entre el mandatario y las pandillas se remontan a la época de cuando él era alcalde de San Salvador, según publica InSight Crime en una investigación titulada “¿Cómo lidia con las pandillas el presidente Bukele de El Salvador?”.

“Como alcalde de San Salvador, Nayib Bukele negoció con pandillas callejeras MS13 y Barrio 18 para revitalizar el centro histórico de la ciudad. Ahora, puede haber transferido esa estrategia a la presidencia”, señala InSight Crime en el reportaje.

Esta es una fundación dedicada al estudio del crimen organizado como amenaza a la seguridad nacional y ciudadana en Latinoamérica y el Caribe.

En el artículo se hace remembranzas de las negociaciones que tuvo Bukele con esos grupos criminales para que algunos de sus proyectos no tuvieran ningún reparo de las pandillas.

Destaca que para que Bukele pudiera convencer a los vendedores informales del centro histórico de San Salvador de que se trasladaran al mercado Cuscatlán, tuvo que enviar emisarios para negociar con las pandillas.

También lo hizo para echar andar el proyecto de renovación del centro histórico de San Salvador, según la publicación.

InSight Crime sustenta la publicación en “investigaciones de campo realizadas a lo largo de dos años, que involucraron numerosas visitas de campo y decenas de entrevistas con funcionarios de policía, agentes de inteligencia policial, pandilleros, autoridades municipales y federales”.

Además de los actores anteriores aseguran haber entrevistado a “ vendedores ambulantes, trabajadores comunitarios, propietarios de negocios y trabajadores no gubernamentales, entre otras personas”.

Antes de que el Mercado Cuscatlán iniciara operaciones vinieron los problemas con las pandillas y los vendedores ambulantes. Estos no querían trasladarse al mercado porque temían perder a su clientela y además les preocupaba represalias de las pandillas. A estos grupos criminales también les preocupaba perder el pago de las extorsiones con el movimiento de los vendedores informales.

InSightCrime cita a una persona que estuvo trabajando en el proyecto del mercado en la alcaldía capitalina cuando era administrada por Bukele. Esta persona le aseguró a los investigadores que la mara 18, de los que se autodenominan Revolucionarios con incidencia en el centro capitalino de la época, le exigió $100,000 al gobierno municipal de Bukele a cambio de “su beneplácito para el traslado de los vendedores. Si no pagaban, amenazó la pandilla, ellos desatarían la violencia en el nuevo mercado”.

Leer más: https://ultimahora.hn/cientos-de-periodistas-de-america-latina-pidieron-la-intervencion-de-la-oea-ante-los-ataques-de-nayib-bukele-a-la-prensa/

Destaca la publicación que como la alcaldía estaba apurada para que el proyecto no se le frustrara, entonces “ese mismo funcionario se encontró con un teléfono y una ardua tarea: hablar con la pandilla. Se hicieron llamadas y se llegó a una solución. No se entregaría dinero. En lugar de eso, el Ayuntamiento (alcaldía) daría a Barrio 18 puestos de ventas con excelente ubicación en el Mercado Cuscatlán”.

El exfuncionario dijo al respecto: “Podían tener los mejores lugares para sus familiares”, según la publicación.

Agregó que lo que se pretendía era realizar un “reordenamiento voluntario” de todo el centro histórico capitalino. Fue así como el mercado abrió sus puertas al público en diciembre de 2016, sin interferencia de las pandillas.

“Tienen más control que la alcaldía”, dijo Eduardo Linares, exgobernador de San Salvador en conversación con InSight Crime refiriéndose a las pandillas.

Los otros acuerdos

“El Ayuntamiento Municipal y las pandillas llegaron a varios acuerdos similares: las pandillas no recibirían dinero; recibirían favores políticos y económicos. A cambio, las pandillas ayudarían a la carrera política de Bukele”, señala el artículo.

Lo anterior “significaba ayudar a su administración a modernizar el Centro Histórico, un proceso que permitiría catapultarlo a la presidencia, donde ha tenido que hacer frente a acusaciones de ´negociar´ con las pandillas”.

Destaca InSightCrime que “las pandillas cobran $1 diario a los vendedores o casi $40,000 diarios (en extorsiones) en el centro histórico. Como resultado de eso, las pandillas tienen un interés particular en proteger la economía informal”, de acuerdo a entrevistas con pandilleros, vendedores, dueños de puestos, asociaciones comerciales y funcionarios de seguridad”.

Otras de las señales que demuestran que Bukele ha negociado con las pandillas, según InSightCrime, es cuando su equipo de campaña presidencial contactó con un grupo de la pandilla 18 para que le permitieran que el candidato hiciera en un barrio en el que su contendiente de ARENA no podía entrar, una fiesta para los niños con juegos y piñatas. En esto cita la publicación de l periódico digital El Faro.

Otro trato que la publicación asegura Bukele hizo con la maras es cuando estas le pidieron programas laborales y capacitación para el trabajo.

En la publicación se destaca el papel que tuvieron en estas negociaciones el actual ministro de Gobernación, Mario Durán, y el director del Tejido Social, Carlos Marroquín, Sobre este ultimo, un el funcionario de la alcaldía dijo a InSight Crime: “Él era el intermediario con las pandillas.

Para impulsar el proyecto de revitalizar el centro histórico, la alcaldía tuvo que hacer un censo detallado de los vendedores de la zona. Pero para evitar que los pandilleros confundieran a los empleados municipales con autoridades o Inteligencia de la policía, debieron pedir protección de las pandillas.

Con el proyecto, la alcaldía, pudo reubicar a 3,000 vendedores de algunas de las plazas principales del centro histórico.

“El resultado fue una transformación asombrosa, mediante la cual se reemplazaron progresivamente mercados caóticos con plazas bien mantenidas, salpicadas de modernos cafés, bares y tiendas, a la par que se aseguraba de que los vendedores informales aún tuvieran espacio para vender sus mercancías”, señala InSight Crime.

Related Posts