LIONEL MESSI RENOVARÁ CON EL BARÇA, PERO LOS PROBLEMAS FINANCIEROS DEL CLUB AÚN PERSISTEN

por Ultima Hora
0 comentario

El Barcelona ha llegado a un principio de acuerdo con Lionel Messi para firmar un nuevo contrato por cinco años, según confirmaron fuentes a ESPN este miércoles. Sin embargo, eso no significa que los problemas del club se hayan solucionado.

La institución barcelonista sigue arrastrando una deuda bruta de €1.200 millones y si La Liga de España iniciara su torneo mañana, la leyenda del club de 34 años no podría jugar porque el club blaugrana estaría por encima de su tope salarial. Una cosa es lograr que Messi pactara un nuevo contrato con el club; sin embargo, el mayor obstáculo sigue siendo que necesitan hacer suficiente espacio en su nómina para poder registrarle y contar con él para el arranque de la nueva temporada, y eso significa dejar ir a otros jugadores.

El presidente de La Liga de España Javier Tebas ha advertido al Barça que debe reducir gastos notablemente, no sólo para registrar el nuevo contrato de Messi, sino también a sus flamantes fichajes. Sergio «Kun» Agüero, de 33 años y quien es uno de los más viejos amigos de Messi en el mundo del fútbol, llegó al equipo en una transferencia gratuita proveniente del Manchester City. Otros fichajes veraniegos incluyen a Eric Garcia y Memphis Depay. Si el Barça no logra reducir sus egresos lo suficiente (y no lo han hecho hasta ahora), no podrán inscribirlos para la nueva campaña. Además, tendrían que despedirse de otras figuras, incluso uno de sus jugadores que más cobra, Antoine Griezmann.

Messi es agente libre desde el 1 de julio. Viene de ganar la Copa América con el seleccionado de Argentina (su primer título internacional en el fútbol de mayores); sin embargo, hasta tanto su firma sea oficialmente estampada en un nuevo contrato, el rosarino se mantiene libre de compromisos a nivel de clubes. El máximo goleador y con más apariciones en toda la historia del conjunto blaugrana ya no es jugador del Barça, técnicamente hablando. Ha alzado 34 trofeos colectivos y seis Balones de Oro vistiendo la camiseta barcelonista; pero actualmente, luego de 20 años en el Camp Nou, no existe nada que lo vincule oficialmente con el club desde la primera vez en la que Carles Rexach, quien fuera director deportivo del Barça, improvisara un contrato en una servilleta, asegurándole a la familia Messi que ficharían a su hijo adolescente en el año 2000, lo que terminó formando parte de su leyenda.

El retorno de Joan Laporta como presidente, cargo que ostentaba cuando Messi irrumpió por primera vez en el escenario futbolístico, es una de las razones principales por las cuales el argentino ahora desea permanecer en el Barça. Messu tuvo una disputa pública con el anterior presidente culé Josep María Bartomeu y declarar que quería partir del Camp Nou el pasado verano. También ayudan las ligeras mejoras experimentadas en la cancha. El Barcelona se impuso en la última edición de la Copa del Rey, mientras que la joven figura Ansu Fati también se apresta a volver tras recuperarse de una prolongada lesión. Por su parte, Laporta afirma que la mejor forma de convencer a Messi para quedarse en el Barça es construir una plantilla capaz de competir a todo nivel, en vez de limitarse a arrojarle dinero.

Con el acuerdo de esta semana, el Barça ya no debe temer a un escenario en el que Messi cambie de equipo, y varias fuentes han indicado a ESPN que existe seguridad de que «todo se dará». A pesar de ello, el Barça sopesa tomar de algunas decisiones importantes con la intención de cuadrar números. Por ello, ¿a quiénes deberán sacrificar para poder tener margen para incluir el salario de Messi? ¿No habría sido una solución más expedita dejar partir ya al veterano jugador mediante una transferencia gratuita y acelerar la reconstrucción iniciada el verano pasado?

El Barça aún no cumple con los límites establecidos por La Liga
Al inicio de cada temporada, la liga española instruye a todos sus clubes miembros una cifra límite a invertir en masa salarial, que se revisa y actualiza antes del inicio de la ventana de fichajes de enero. Este límite se calcula tomando a grandes rasgos los ingresos de un club (el Barcelona previó una cifra superior a los €800 millones para la temporada 2020-21, para después admitir que sería mucho menor al final, aunque las cifras oficiales aún no están disponibles), restando costos estructurales y repagos de deuda previstos para la venidera campaña. La cifra final cubre los sueldos pagados a los jugadores y cuerpo técnico del primer equipo, costos de las academias, pagos de amortización por transferencias y comisiones de agentes.

Antes de la pandemia, en el verano previo a la temporada 2019-20, el Barça tenía el límite más alto de La Liga establecido en €671 millones, gracias a unos ingresos cercanos a los €1.000 millones. Para enero de este año, el tope cayó hasta quedar en €347 millones. Ni el Barça ni La Liga han confirmado el límite establecido para la nueva temporada; sin embargo, algunos informes periodísticos lo ubican en cifras cercanas a los €200 millones.

Distintas fuentes vinculadas al Barça indican que la institución se ha visto más afectada que otros clubes en cuanto a disminución de ingresos producto de la pandemia del COVID-19, porque generaban cifras importantes en los días de partido y la actividad turística. Los estadios vacíos y el cierre de las tiendas y el museo oficial del club, por ejemplo, les ha afectado fuertemente. Mientras tanto, Tebas insiste en que el Barça confronta mayores dificultades que otros clubes, como por ejemplo sus eternos rivales del Real Madrid, por haber maximizado su límite de gastos en años recientes.

«La gran diferencia es que el Barça siempre ha estado al límite en cuanto a masa salarial», expresó Tebas la semana pasada. «Cuando llegó la pandemia, no tenían margen de acción. Ningún otro club lo ha llevado al límite absoluto como ellos lo han hecho. Perdieron €350 millones en ingresos durante la pandemia. No es normal, especialmente en nuestra liga, presionar hasta el último euro. El Madrid se limitó, y se ha visto menos afectado por la pandemia».

De hecho, el último contrato de Messi es el más oneroso firmado por un atleta profesional en la historia del deporte. Durante el transcurso de cuatro años, incluyendo bonos por firma, otras bonificaciones tentativas y su propio salario, sus ingresos alcanzaron un monto superior a los €500 millones. Tebas afirmó a ESPN en una llamada sostenida la semana pasada que sería «imposible» que esta temporada el Barça pagara la misma remuneración a Messi permaneciendo dentro de su límite salarial impuesto por la liga.

El año pasado, el sueldo de €72 millones anuales de Messi representó el 20% del tope de €347 millones impuesto al Barça. Si dicho tope cae hasta alcanzar €200 millones para la venidera campaña, seguiría constituyendo cerca del 18% si acuerdan una reducción salarial cercana a la mitad de su retribución anterior. Varias fuentes indican que su nuevo contrato fue escalonado de forma tal que se le pagará menos en el primer año que en el quinto; sin embargo, eso sigue dejando más de €100 millones de nómina por reducir, incluso antes de tomar en cuenta lo que el club pagará a Agüero, Depay y García.

Y si creen que es normal que los clubes se salten los topes salariales, pues no lo es. Puede que no haya ocurrido con un jugador de la talla de Messi, pero si existen precedentes en los cuales La Liga se negó a conceder permiso a sus clubes para registrar jugadores. En 2014, el Getafe no pudo inscribir al centrocampista Pedro León por haber infringido su tope salarial. El jugador pasó cinco meses fuera de actividad hasta tanto se resolviera el asunto.

¿Cómo puede el Barça hacer espacio para el nuevo contrato de Messi?
Ahora que el Barça llegó a un acuerdo con Messi, en algún momento deberán presentar sus cifras a La Liga, que procederá a verificar si el club no ha infringido su límite de gastos. Efectivamente, existen dos formas en las cuales el Barça puede hacer espacio para registrar su nuevo contrato ante La Liga antes de iniciarse la nueva temporada: mediante el aumento de ingresos y la reducción de su masa salarial.

Una de las primeras labores hechas por la administración Laporta es asegurar un crédito por €525 millones otorgado por la banca de inversión Goldman Sachs. Dicha cantidad no será utilizada para pagar el nuevo contrato de Messi; aunque se utilizará parcialmente para reestructurar algunas deudas del club. Los pagos a corto plazo serán sustituidos por otros a un lapso mayor, lo que implica que el pago de pasivos no afectará tanto el límite de gastos del club para la próxima temporada como sí lo habría hecho en un principio. Asimismo, el préstamo ha sido utilizado para cumplir con sueldos atrasados de jugadores, tras haber acordado el diferimiento de pagos en noviembre pasado.

El área principal donde el Barça puede hacer espacio para registrar a Messi y sus nuevos fichajes es mediante el mercado de pases. El club ya ha negociado a algunos jugadores que no han logrado trascender con la camiseta blaugrana, incluyendo al extremo de la selección de Estados Unidos Konrad de la Fuente, Jean-Clair Todibo, Carles Alena y Junior Firpo, sumando ahorros cercanos a los €35 millones. También hay que incluir el salario del extremo Francisco Trincao tras su cesión al Wolverhampton Wanderers, que incluye una opción a compra de los derechos deportivos del portugués, valorada en un monto que ronda los €25 millones. Mientras tanto, este verano se rescindió por correo electrónico el contrato del volante Matheus Fernandes. El brasileño, fichado proveniente del Palmeiras por €7 millones durante la era Bartomeu, acaba de regresar a su antiguo club y varias fuentes afirman que se encuentra analizando la posibilidad de demandar al Barcelona ante las formas utilizadas en su rescisión.

A pesar de los ahorros estimados en €15 millones producto de la rescisión de los compromisos con los jugadores antes mencionados, ni se acerca a cumplir con lo requerido para incluir el nuevo contrato de Messi. Tebas insiste que La Liga permitirá al Barça invertir €1 por cada €4 ahorrados. Ese seguirá siendo el caso hasta tanto logren adherirse a su nuevo límite de gastos.

«Por ejemplo, si los jugadores que tiene el Barça en este momento, Agüero y el resto, van a costar €50 millones para la próxima temporada, eso significa que deberán reducir €200 millones, bien sea mediante recortes salariales o en lo relativo a transferencias», afirmó Tebas.

A nivel financiero, la opción más fácil habría sido aceptar la partida de Messi. El camino más complicado, que es el mismo que Laporta decidió transitar, es permitir que el mercado haga ofertas por la mayor parte de su actual plantilla, en un intento por mantener a Messi como líder de un equipo emergente lleno de jóvenes figuras tales como Frenkie de Jong, Pedri y Ansu Fati.

Related Posts