Maestros en medio de la pandemia se adaptan a los cambios y se vuelven héroes con tal de llevar educación a sus estudiantes

por Ultima Hora
0 comentario

El día del maestro en Honduras se estableció el 17 de septiembre en honor a  José Trinidad Reyes, fundador de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).
La festividad tiene como objetivo realizar una dedicación  a los maestros, catedráticos, profesores y personas que hacen de la enseñanza su trabajo habitual. La conmemoración en honor a los docentes varía entre los diferentes países de Latinoamérica.

El día del maestro en Honduras se estableció el 17 de septiembre en honor a  José Trinidad Reyes, fundador de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).
La festividad tiene como objetivo realizar una dedicación  a los maestros, catedráticos, profesores y personas que hacen de la enseñanza su trabajo habitual. La conmemoración en honor a los docentes varía entre los diferentes países de Latinoamérica.
Con la pandemia del Covid-19 se ha puesto a prueba la adaptación en muchos sectores pero uno de los más afectados es educación donde se ha visto la enorme brecha que en materia de tecnología se enfrenta dejando a miles de niños y jóvenes sin la opción de seguir aprendiendo, además el pensum académico no está hecho para está hecho para una modalidad virtual lo que ha generado un trabajo arduo para los docentes que han tenido que ingeniárselas de una u otra manera.
Muchos maestros están pagando con sus propios recursos planes o recargas de internet para poder trabajar y otros particularmente los de la zona rural han hecho de su ingenio su mejor aliado y a lomo de mula u otros medios han logrado llegar a sus estudiantes.
Este es el caso de la maestra, María Teresa Gutiérrez, quien  recorre en una mula durante horas la localidad Achotal, municipio de Victoria, Yoro, con el propósito de hacerles entrega de trabajos a sus alumnos.
 La noble labor ha sido significado de ejemplo y valentía de aquellos hondureños que se sienten comprometidos de dar lo mejor de sí mismo cada día por los demás.
Así lo resaltó el ministro de educación a través de su cuenta de Twitter, desde donde reconoció y aplaudió la admirable labor que realiza la docente hondureña.
Gutiérrez demuestra que el amor por enseñar es más fuerte que la adversidad. Cientos de personas han felicitado la acción de Gutiérrez por medio de las redes sociales, quienes expresan que es un personaje digno de respeto y admiración.
Los maestros y maestras de todas las edades están actualizándose con nuevas tecnologías y mediante plataformas adoptan ingeniosas estrategias para impartir sus clases, además de que su trabajo ahora es de un horario 24/7, lo que demuestra la dedicación de estos profesionales.
La pandemia de la COVID – 19 evidenció la entrega y vocación de los maestros quienes, sin importar los obstáculos, siguen firmes y aunque ya no sea en un salón de clases, los educadores se las arreglan para seguir impartiendo sus enseñanzas.
Pese a las barreras que actualmente imperan en Honduras, los maestros logran evadirlas y realizan sacrificios que solo ellos conocen, esto con el fin de llevar hasta el más remoto rincón “el pan del saber”.
Los docentes están frente a grandes retos que requieren de la ayuda y el reconocimiento de toda la ciudadanía que debe agradecer el empeño de esta noble profesión que tiene en sus espaldas la enorme responsabilidad de educar a los niños y jóvenes que serán el futuro de la nación.
El 5 de octubre de 1994 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) instituyó el día mundial de los docentes en conmemoración  del aniversario de la suscripción de la Recomendación UNESCO/OIT relativa a la Situación del Personal Docente en 1966.
Dicho documento detalla  que los docentes son la fuerza más enérgica en pro de la equidad, el acceso y la calidad de la enseñanza, un llamamiento a la docencia significa una exhortación en favor de la educación de calidad para todos.
El documento señala que  la educación de calidad ofrece esperanza y entraña la promesa de mejores niveles de vida. No hay cimiento más sólido para la paz duradera y el desarrollo sostenible que una educación de calidad, impartida por maestros competentes, estimados, apoyados y motivados.

Categorias: 

Cultura
Nacionales

COMPARTE

Related Posts