«Si Messi no sigue tenemos dudas de quién va a marcar tantos goles…”, expresó Ronald Koeman en un aviso que descubre la debilidad de un Barcelona que sigue trabajando en presentarle una oferta concreta de renovación y alrededor de la cual se entiende todo el proyecto deportivo en el que trabaja la directiva de Laporta. Porque, obviamente, no es lo mismo contar con Messi, y la mochila económica que ello representa, que no hacerlo, con el desplome deportivo que ello significaría y, a la vez, el distinto escenario financiero que provocaría.

Nadie sabe a ciencia cierta qué tiene en mente el argentino que este sábado romperá su silencio en una entrevista, ya grabada, con el diario Olé en el que podría dar pistas acerca de su decisión. En el Camp Nou se mantiene la confianza en que prolongue su contrato y lidere el nuevo proyecto de la directiva de Laporta, que debe empezar a tomar forma a partir de la próxima semana…

Pero, de momento, lo único cierto y concreto es que Messi ya dijo adiós a la temporada y no se puede saber al cien por cien si los 778 partidos oficiales y 672 goles que le dieron para conquistarn un total de 35 títulos serán el tope histórico en azulgrana del mayor crack que nunca se vio en el Camp Nou.