OMS DENUNCIA QUE INVESTIGACIÓN SOBRE EL ORIGEN DEL COVID-19 EN CHINA ESTÁ PARALIZADA

por Ultima Hora
0 comentario

Los científicos internacionales enviados a China por la Organización Mundial de la Salud para averiguar el origen del coronavirus denunciaron este miércoles que la investigación se ha estancado y advirtieron que la ventana de oportunidad para resolver el misterio se está “cerrando rápidamente”.

En una carta publicada en la revista Nature, los expertos designados por la OMS afirmaron que la investigación sobre el origen se encuentra en una “coyuntura crítica” que requiere una colaboración urgente, pero que en cambio se ha estancado. Entre otras cosas, señalaron que los funcionarios chinos siguen siendo reacios a compartir algunos datos en bruto, alegando preocupaciones por la confidencialidad de los pacientes.

A principios de este año, la OMS envió un equipo de expertos a Wuhan, donde se detectaron los primeros casos humanos de COVID-19 en diciembre de 2019, para investigar qué podría haber desencadenado la pandemia que ha causado más de cuatro millones de muertes en todo el mundo, con más de 10.000 personas al día sucumbiendo a pesar de los más de 5.000 millones de dosis de vacunas administradas. En su análisis, publicado en marzo, el equipo de la OMS llegó a la conclusión de que el virus probablemente saltó a los humanos desde los animales, y calificó de “extremadamente improbable” la posibilidad de una fuga en el laboratorio.

Pero los expertos de la OMS dijeron que su informe sólo pretendía ser un primer paso y añadieron: “La ventana de oportunidad para llevar a cabo esta investigación crucial se está cerrando rápidamente: cualquier retraso hará que algunos de los estudios sean biológicamente imposibles.”

Por ejemplo, dijeron, “los anticuerpos disminuyen, por lo que la recolección de más muestras y las pruebas de las personas que podrían haber estado expuestas antes de diciembre de 2019 producirán rendimientos decrecientes”.

Marion Koopmans y Peter Daszak, miembros del grupo de investigación, durante su visita a Wuhan (Reuters)Marion Koopmans y Peter Daszak, miembros del grupo de investigación, durante su visita a Wuhan (Reuters)

Por su parte, China expresó que los investigadores deberían “concentrarse en otras posibles vías que puedan ayudar a rastrear el origen” del COVID-19 y sugirió que se realicen estudios en otros países. El régimen de Xi Jinping ha incentivado la teoría de que, si bien el primer brote ocurrió en Wuhan, algunos casos detectados tempranamente en otros países abren la posibilidad de que el “paciente cero” no haya ocurrido en territorio chino.

Fu Cong, director general del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, estuvo de acuerdo en que era una “pena” que la búsqueda del origen de COVID-19 se hubiera estancado, pero dijo que no era culpa de China. “China siempre ha apoyado y seguirá participando en los esfuerzos de rastreo del origen basados en la ciencia”, dijo.

También, acusó a Estados Unidos de “exagerar la teoría de la fuga de laboratorios” y de tratar de echar la culpa a China, e insinuó que el coronavirus podría estar vinculado a laboratorios de investigación estadounidenses de alto nivel, sugiriendo que Estados Unidos invitara a la OMS a investigar algunas de sus instalaciones.

El pronunciamiento de los científicos se publicó poco después de que una revisión de los servicios de inteligencia de Estados Unidos ordenada por el presidente Joe Biden no resultó concluyente sobre el origen del virus, incluyendo si saltó de un animal a un humano o se escapó de un laboratorio chino, reportó el Washington Post.

Related Posts