Preocupa al sector privado la caída en la recaudación de impuestos

por Ultima Hora
0 comentario

Ante estas proyecciones Fortín solicitó al Gobierno una apertura ordenada, progresiva e inteligente para hacerle frente a la parte económica sin perjuicio en el tema de salud, y la empresa formal lo acató, contrario a los mercados y comercios informales donde se denota un cierto desorden.
Ante la caída de hasta un 40 por ciento en el Impuesto Sobre Renta y 22 por ciento en el Impuesto Sobre Venta, el ejecutivo del Cohep, Daniel Fortín, expresó que preocupante y denota la baja inminente que tiene la economía hondureña, por la falta de flujo de efectivo.
Explicó que todas las empresas están en una disminución de los ingresos en la parte de ventas y repercute en el Impuesto sobre la Venta, porque durante la emergencia no deben dejar de lado el tema económico.
Ante estas proyecciones Fortín solicitó al Gobierno una apertura ordenada, progresiva e inteligente para hacerle frente a la parte económica sin perjuicio en el tema de salud, y la empresa formal lo acató, contrario a los mercados y comercios informales donde se denota un cierto desorden.
Lamentó que no haya los suficientes ingresos en las arcas del Estado porque necesitan hacerle frente a los gastos en el sistema de salud.
También comentó que es preocupante la pérdida de más de 600 mil empleados lo que representa un retroceso de dos décadas en materia económica.
Ante la caída en los ingresos es necesario reducir el gasto público según estudios
Para el periodo enero a junio del 2020 se había presupuestado una recaudación de 19, 700 millones de lempiras en concepto de Impuesto Sobre la Renta, ISR, sin embargo, las recaudaciones llegaron a 12, 150 millones de lempiras.
En el caso de la percepción de dinero por ventas consumo y producción la caída fue del 22 por ciento, por lo cual las autoridades de Finanzas anunció que el fisco hondureño entrará en un proceso de reorientación y contención para evitar un mayor deterioro fiscal.
Según estudios de no tomar medidas los ingresos públicos serán insuficientes para atender las primeras necesidades como son la salud, educación y la seguridad alimentaria de la población y el resultado será la combinación de una economía en recesión, desempleo, mercado sin circulante y un estallido social en progreso.
En ese sentido, la fórmula para responder a estas dificultades pasa por un gobierno más delgado y eficiente, un menor endeudamiento público, la administración oportuna y transparente de los recursos, además de una atención de los sectores postergados, condenados a vivir en extrema pobreza por la pandemia.
Categorias: Económicas

COMPARTE

Related Posts