PRESIDENTE HERNÁNDEZ EN CELEBRACIÓN DEL BICENTENARIO DE INDEPENDENCIA: “FFAA ESTÁN LISTAS PARA DEFENDER CADA MILÍMETRO DE NUESTRO TERRITORIO POR AIRE, TIERRA Y MAR ANTE CUALQUIER AMENAZA”

por Ultima Hora
0 comentario

 

– La Constitución protege la familia, el matrimonio, la maternidad y la infancia contra todos sus peligros, como el matrimonio entre personas del mismo sexo, el no respeto a la vida y el que los niños reciban en las escuelas conceptos antivalores como la ideología de género, señala el mandatario.

– Hernández honra y pide honrar a los nuevos héroes y heroínas, como policías, fiscales, militares, bomberos, socorristas, médicos, enfermeras y otros que combaten la inseguridad y la pandemia de covid-19, entre otros problemas actuales.

– “Jamás me arrepentiré de haber invertido recursos y energía como nunca para recuperar la paz y la seguridad de Honduras como ningún otro Gobierno lo había hecho en la historia”, afirma.

– “Esa Honduras que iba camino a convertirse en un narco Estado la logramos enderezar, la logramos reencauzar con medidas valientes”, expresa.

– Maras, pandillas, narcotraficantes, trata de personas, desinformación, corrupción, violencia, cambio climático y otros problemas son nuevos enemigos de la Independencia.

– “Lo dije el 27 de enero del 2014 y lo repito hoy: la fiesta se les acabó”, sentencia el presidente de la República.

 En la celebración de los 200 años de Independencia, el presidente de la República, Juan Orlando Hernández, ratificó este miércoles el compromiso de las Fuerzas Armadas de defender cada milímetro aéreo, marítimo y terrestre de la soberanía nacional ante cualquier amenaza que se presente.

“Nuestras gloriosas Fuerzas Armadas están prestas y listas para defender cada milímetro de nuestro territorio por aire, tierra y mar ante cualquier amenaza a nuestra integridad, soberanía y dignidad de nación independiente”, expresó Hernández.

El mandatario ratifico el compromiso de la institución castrense en su discurso a la población como parte de la celebración del Bicentenario de Independencia, que se llevó a cabo en el Estadio Nacional de Tegucigalpa.

Además, el jefe del Poder Ejecutivo puntualizó que siempre ha sido y será una prioridad para el Estado la protección de los valores morales, éticos y religiosos que atenten contra la formación de los niños de Honduras.

“Según nuestra Constitución, los principios y valores que inspiran nuestra sociedad de acuerdo a la Carta Magna, están bajo la protección del Estado: la familia, el matrimonio, la maternidad y la infancia protegiéndoles contra todos sus peligros como el matrimonio entre personas del mismo sexo, que es promovido por algunos, el no respeto a la vida y de querer instalar en las escuelas que nuestros niños reciban conceptos antivalores como la ideología de género que busca ignorar cómo Dios trae al mundo a un niño y una niña, diciendo que una persona nace neutral”, señaló.

A continuación, el discurso del presidente de la República:

Han transcurrido 200 años desde que valientes hombres y mujeres salieron a las calles, a las plazas, patios, corredores y a la antesala del Palacio Nacional de Guatemala a exclamar “VIVA LA INDEPENDENCIA”.

Ese era el clamor popular de la época: Que la independencia del Gobierno español representara un NUEVO AMANECER para todos los países de la confederación.

Fue un DÍA HISTÓRICO, DE ESPERANZA Y DE CIVISMO, DE DIGNIDAD Y LIBERTAD, DE ORGULLO Y CORAJE, que marcó un antes y un después para nuestros pueblos centroamericanos.

Desde el indómito cacique Lempira hasta nuestro paladín Francisco Morazán, todos se entregaron con alma, mente, fuerza y corazón para heredarnos una nación LIBRE, SOBERANA E INDEPENDIENTE.

UNA NACIÓN JUSTA, DIGNA Y VALIENTE.

A 200 años de esas gestas heroicas y desde aquí, ante el altar de la patria, como presidente de todos los hondureños electo por la voluntad de las mayorías y la voluntad de Dios, hoy revalido ese clamor popular de quienes lucharon por heredarnos una patria dueña de su propio destino:

¡VIVA LA INDEPENDENCIA!

¡VIVA CENTROAMÉRICA!

¡VIVA LA REPÚBLICA!

¡VIVA HONDURAS!

Hago MÍAS las palabras del hombre valiente, recto y sin tacha, el general José Trinidad Cabañas Fiallos:

“Hay, pues, algo imprescindible, algo más importante que los intereses materiales, que la utilidad del presente, y es el honor del país y los derechos del pueblo”.

ORGULLO DE PAÍS es el que, a lo largo de estos 200 años, ha impulsado los ideales y las ejecutorias de hondureñas y hondureños notables, reformadores y solidarios.

Visión social y humanismo cristiano tuvieron quienes lucharon por jornadas laborales justas, por la seguridad social, por la educación y salud de calidad y por el derecho universal a vivir en paz y en armonía.

Visión económica  tuvieron hombres y mujeres extraordinarias que hicieron de Centroamérica una zona vibrante, pujante y con visión hacia el desarrollo económico y social.

Visión democrática tuvieron quienes nunca se rindieron hasta lograr que el voto fuera universal y que el derecho de elegir en las urnas fuera inalienable como máxima expresión del pueblo, que es el soberano.

Visión agrícola, transformación agrícola, tuvieron los que convirtieron a Honduras en aquel momento en el granero de Centroamérica y pronto en el gran proveedor de alimentos de la región, decidieron que nos íbamos a desarrollar como nación con el café, el cacao, el melón y la sandía, la palma aceitera, el banano, los granos básicos y las hortalizas para el mercado hondureño, regional y mundial.

Visión estratégica y logística han tenido los que ordenaron la transformación del país con la construcción de carreteras, puertos y aeropuertos para conectarnos con el mundo, pero también los que crearon un sistema de migración y aduanas altamente tecnológico, simplificado y con altos estándares de seguridad.

En estos 200 años de independencia NO podemos olvidar esa visión progresista de hombres y mujeres que desde el ámbito público y privado creyeron que una MEJOR HONDURAS sí era posible, pero que ello inevitablemente pasaba por reivindicar LOS DERECHOS DEL PUEBLO Y EL HONOR DEL PAÍS.

  • El derecho a vivir libres
  • El derecho a tener comida sobre la mesa
  • El derecho a no ser señalado ni perseguido por sus ideas
  • El derecho a la vida misma
  • El derecho a una educación de buena calidad
  • El derecho a servicios de salud dignos.
  • El derecho a tener una vivienda para albergar a nuestra familia
  • El derecho a tener un empleo digno y bien pagado.
  • El derecho a un sistema de créditos equitativos, donde la población pueda emprender su propio negocio y cumplir su sueño de tener su propia empresa, generar empleos y continuar contribuyendo con su esfuerzo diario en la construcción de nuestra gran nación.

Hermanos hondureños

HONOR DE PAÍS demostraron los que un día se vieron obligados a tomar las armas para defender la patria.

Los enemigos de la Independencia siempre han estado ahí, no se cansan y no desisten, pero, al igual que en el pasado, los seguiremos derrotando con tenacidad.

  • Llevamos en las venas la sangre indómita de Lempira.
  • El coraje y el temple de acero de nuestro general Francisco Morazán.
  • La honradez y lealtad del general Cabañas.
  • El carácter fuerte e indoblegable de don Dionisio de Herrera.
  • La visión humanista y progresista del padre Trinidad Reyes.
  • La sabiduría, sapiencia y discernimiento del sabio José Cecilio del Valle.

Esta es la sangre que nos corre por las venas y es la que nos ha forjado el carácter para luchar contra los nuevos enemigos de la independencia; eso somos los hondureños, esa es la sangre que corre por las venas de todo buen hondureño.

Pueblo hondureño y hermanos centroamericanos, amigos de Honduras

Hoy los enemigos de la independencia no son los mismos del pasado.

Son inmensamente poderosos, con grandes recursos.

  • El narcotráfico
  • Las maras y pandillas
  • La pobreza multidimensional
  • La corrupción
  • La violencia irracional
  • La desinformación
  • La trata de personas
  • El cambio climático y sus efectos adversos como:

Las sequías prolongadas

Los huracanes y las inundaciones repentinas

Las pestes y plagas, que trae el cambio climático

  • Las enfermedades no transmisibles
  • El Covid-19
  • El ataque a los principios cristianos, el ataque al concepto de la familia, los que promueven del matrimonio entre personas del mismo sexo, y a la preservación de la vida de los no nacidos, hoy también está en precario, también los enemigos de la Independencia de hoy atentan contra el deber del Estado según nuestra Constitución de proteger al principio del respeto de los niños y niñas.
  • Y la amenaza a nuestra soberanía.

Todos estos enemigos confabulados al mismo tiempo para robarnos la paz, la fe y la esperanza y nuestros valores que nos definen como sociedad hondureña

Pero según nuestra Constitución, los principios y valores que inspiran nuestra sociedad de acuerdo a la Carta Magna, están bajo la protección del Estado: la familia, el matrimonio, la maternidad y la infancia protegiéndoles contra todos sus peligros como el matrimonio entre personas del mismo sexo, que es promovido por algunos, el no respeto a la vida y de querer instalar en las escuelas que nuestros niños reciban conceptos antivalores como la ideología de género que busca ignorar cómo Dios trae al mundo a un niño y una niña, diciendo que una persona nace neutral.

Confabulados para despojarnos de una mejor calidad y hasta de la vida misma, siendo la vida misma y la persona humana el bien más preciado de nuestra sociedad.

Nunca como ahora, en estos 200 años de historia, nos habíamos tenido que enfrentar tantas cosas a la vez.

Pero le tocó a nuestra generación y JUNTOS, COMO NACIÓN, vamos saliendo victoriosos de estas batallas épicas.

Hermanos hondureños

Apenas hace una década estuvimos a punto de perder el país; prohibido olvidar que estuvimos en el más profundo abismo, desangrándonos como ningún otro pueblo del mundo.

Más de 25 personas morían cada día víctimas de una violencia irracional que nos conducía a pasos agigantados a un ESTADO FALLIDO, sin ley, sin orden y sin futuro.

HONOR DE PAÍS demostraron miles de hondureños que ofrendaron sus vidas para que pudiéramos vivir en paz y seguir luchando por la seguridad de un pueblo que ha sufrido tanto.

Ellos deben ser llamados héroes y heroínas.

Policías, militares, jueces, fiscales, investigadores, agentes de inteligencia, todos los que portan con dignidad su uniforme y a diario salen de casa, con la bendición de Dios, convencidos que la patria demanda su sacrificio.

Ahí, en sus casas, quedan sus hijos, sus compañeras y compañeros de vida, sus madres y sus padres, pensando qué tan grande será el sacrificio que les demandará la patria. Estos parientes, todos los días encomiendan a Dios y de rodillas suplican que regresen, sanos y salvos.

Por ese clamor de esas madres y esos hijos, esposos y esposas, compañeros y compañeras JAMÁS me arrepentiré de haber invertido recursos y energía como nunca para recuperar la paz y la seguridad de Honduras como ningún otro gobierno lo había hecho en la historia.

Las nuevas postas y sedes policiales, las nuevas patrullas, el armamento, los tres tiempos de comida, el salario digno, la logística y la indumentaria apropiada para proteger sus vidas, son partes importantes de un todo que al final se resume en JUSTICIA Y DIGNIDAD, PERO SOBRE TODO SE RESUME EN RESULTADOS.

Esa Honduras que iba camino a convertirse en un NARCO ESTADO la logramos enderezar, la logramos reencauzar con medidas valientes, con DECENAS DE LEYES ANTICRIMEN que impulsamos y aprobamos contra viento y marea, aún con la OPOSICIÓN de quienes nos llevaron a ser el país más violento en la faz de la tierra por su INDOLENCIA Y EXCESIVA TOLERANCIA.

HONOR DE PAÍS se necesitó para desarticular, en tiempo récord, todos los carteles que operaban en IMPUNIDAD, dejando una estela de dolor y muerte a lo largo y ancho del país.

Estos criminales erigieron IMPERIOS MAL HABIDOS aliados con algunos malos hondureños, malos extranjeros a costa de la sangre inocente de los ciudadanos honestos.

En reciente pasado esos criminales no fueron tocados ni con el pétalo de una rosa, porque eran AMOS Y SEÑORES, ejercían poderes fácticos en contubernio con aquellos que fueron electos para derrotarlos pero traicionaron al pueblo, lo hundieron, lo despojaron de la libertad.

Honduras jamás debe volver a esa época de terror y de tinieblas y en esta recta final de mi mandato no dejo de pensar en la gran responsabilidad que tiene el pueblo hondureño al momento de elegir a la persona que debe continuar esta lucha.

Quien sea el elegido debe saber que los criminales no se quedarán de brazos cruzados; intentarán reconstruir sus imperios, han buscado y seguirán buscando venganza, harán nuevas alianzas con fuerzas oscuras tanto en Honduras como en el extranjero y tratarán de sembrar odio en el corazón de los hondureños.

POR HOY LA FIESTA SE LES ACABÓ.

 

Lo dije el 27 de enero del 2014 y lo repito hoy: la fiesta se les acabó.

Estos individuos gestaron sus venganzas, creyendo que con amenazas podían detener el anhelo de toda una nación, en su proyecto de generar paz y seguridad.

Con HONOR DE PAÍS NI nos amedrentaron antes ni nos van a amedrentar ahora, porque cada paso que damos le pedimos a Dios su acompañamiento, su protección y lo hacemos inspirados en el pueblo hondureño.

Queridos compatriotas:

Héroes y heroínas también son aquellos a quienes no les ha temblado el pulso para derrotar la corrupción e impunidad.

Héroes y heroínas son aquellos que protegen nuestro medio ambiente y luchan a diario por revertir los efectos del cambio climático.

Héroe y heroína es cada miembro de nuestro sistema de Salud que desde hace un año y medio libra una guerra sin cuartel contra el Covid-19.

Héroe y heroína es cada enfermero y cada enfermera que no ha tenido descanso en seis jornadas intensas de vacunación, aplicando más 4.7 millones de dosis de vacunas contra el Covid -19.

Héroes y heroínas son los socorristas que se lanzan a las embravecidas al agua y al lodo para salvar vidas durante los huracanes y tormentas que nos golpean año con año.

Héroes y heroínas son las que día a día trabajan por la justicia social, para que cada familia tenga mejor calidad de vida, principalmente los más olvidados para que tengan un techo, un piso, una letrina, un eco fogón, un filtro de agua, pero también acceso al crédito y capital semilla para impulsar sus propios emprendimientos, para tener SENPRNEDE POR UNA VIDA MEJOR

Héroes y heroínas son los Guías de Familia, son también Mejores Familias, los impulsores de Senprende, también ellos lo son.

Héroe y heroína es el que renuncia a sí mismo para entregarse con amor y solidaridad hacia su prójimo Y ESO SON CADA HONDUREÑO Y HONDUREÑA QUE HA NACIDO EN ESTA TIERRA Y PROCURAN EL BIEN.

A 200 años de independencia patria, HOY HONRAMOS A NUESTROS NUEVOS HÉROES Y HEROÍNAS.

Esta es la patria de TODOS.

Debemos amarla y respetarla, con nuestras acciones.

El humilde campesino, productor del campo que cada mañana se levanta para sembrar la semilla y verla germinar, HACE GRANDE A LA PATRIA.

El albañil, el maestro de obra, el obrero que empuña la piocha y la pala para construir un sueño, HACE GRANDE A LA PATRIA.

El panadero, el barbero, la estilista, el sastre, el que tiene su propio taller o pulperia y la confeccionista, el transportista, todo el que se gana el pan diario con sacrificio y honradez HACE GRANDE A LA PATRIA.

El licenciado, el abogado, el ingeniero, el médico, todo el que ejerce su profesión con vocación de servicio HACE GRANDE A LA PATRIA.

El bombero, el socorrista, el voluntario, el policía, el militar o agente de inteligencia, hasta el guía de familia, el guardabosque, todo el que arriesga su vida por la del prójimo HACE GRANDE A LA PATRIA.

Un agradecimiento especial a la Comisión del Bicentenario, un gran equipo de patriotas que han cumplido con altura la misión encomendada para celebrar este gran acontecimiento, que marca 200 años de historia, y sobre todo el compromiso de tener una visión a futuro recordando siempre el legado de nuestros próceres.

Mis respetos para este gran grupo de artistas hombres y mujeres que han hecho una presentación espectacular a la altura de los 200 años, único en nuestra historia, algo destacando nuestra cultura, nuestro orgullo y el legado de nuestros próceres, es un honor ser un abanderado permanente del apoyo al arte y la cultura de nuestro país, en mí siempre van a tener un amigo permanente.

QUERIDOS COMPATRIOTAS

Hoy los centroamericanos tenemos el reto de sobreponernos a las diferencias  para trabajar UNIDOS en busca del bien común.

Nuestros pueblos deben avanzar aceleradamente hacia la integración económica porque UNIDOS somos invencibles.

Centroamericanos, démonos cuenta que Dios nos dio el privilegio de vivir en una zona estratégica, bañada por los dos océanos y ubicada a escasas horas del centro de consumo más importante del mundo.

Los pueblos centroamericanos deben ser esa NACIÓN FUERTE y PRÓSPERA por la que lucharon los padres de la independencia.

Los pueblos centroamericanos debemos luchar cada día por mantener la ruta democrática, porque sus pueblos sigan eligiendo a sus gobernantes con absoluta libertad, y que se respete siempre la voluntad del pueblo.

Los pueblos centroamericanos deben mantenerse alerta para ponerse de pie ante cualquier acción que atente contra los derechos ciudadanos que tanto nos han costado lograr.

Felicidades a las Fuerzas Armadas de Honduras, por esta demostración de apenas algunas de sus capacidades. Esto me ratifica lo que dije ayer en punta Conejo, una extensión de nuestro territorio nacional hacia el sur,  que sabía y estaba plenamente convencido que NUESTRAS GLORIOSAS FUERZAS ARMADAS  están prestas  y listas para defender cada milímetro de nuestro territorio por aire, tierra y mar ante cualquier amenaza a nuestra integridad, soberanía y dignidad de nación independiente, pero el pueblo hondureño, sobre todo, teniendo como ejemplo a nuestro máximo héroe el General Francisco Morazán, debe mantenerse unido en el ideal de la unión centroamericana, y defendiendo sus derechos, así como también preparados y firmes para la defensa de la Patria.

Que ese anhelo de libertad NUNCA SE EXTINGA.

A 200 años de aquella gesta cívica y patriótica, con el mismo clamor popular de nuestros antepasados, hoy les invito a que me acompañen, a que nos unamos con energía al grito:

¡VIVA LA INDEPENDENCIA!

 

¡VIVA HONDURAS!

 

¡VIVA CENTROAMÉRICA!

 

¡VIVA EL BICENTENARIO!

 

Que Dios bendiga a Honduras.

Related Posts