Los fundadores de Hermeus, compañía aeronáutica que posee antiguos empleados de SpaceX, Generation Orbit y Blue Origin, han desarrollado un avión hipersónico que se podrá emplear en ámbitos civiles y militares, además, podrá alcanzar una velocidad máxima de ‘Mach 5’ (cinco veces superior a la velocidad de propagación del sonido en el aire).

Características

Este avión nombrado como ‘Quarterhorse’ utiliza turbinas de tipo TBCC (Turbine-Based Combined Cycle), motores híbridos que combinan una turbina convencional para volar a velocidades moderadas y que permitan despegar y aterrizar, y un estatorreactor de combustión supersónica con el fin de alcanzar grandes velocidades.

 

El diseño pretende optimizar su aerodinámica para minimizar la fricción con el aire. A pesar de que los responsables de Hermeus han confirmado muy pocos detalles acerca de la ingeniería de este avión, de momento solo se sabe que toda su estructura (alas y fuselaje incluidos) será de titano. Elegir este material no ha sido casualidad, debido a que es ligero, resiste adecuadamente la tensión y soporta atlas temperaturas, además, tendrá un alcance de 7.400 kilómetros.

No es ninguna novedad que la Fuerza Aérea de Estados Unidos haya firmado un acuerdo con Hermeus para que estos últimos reciban una cantidad de 60 millones de dólares con el objetivo de planificar las primeras pruebas de vuelo. Los portadores de Hermus han asegurado de que este dinero será suficiente, ya que han desarrollado una estrategia que les permitirá reducir sus costes.

El objetivo con este avión hipersónico es tener un prototipo funcional y con viabilidad comercial antes de que finalice la década. En los planes marcados, tienen en mente llevar a cabo las primeras pruebas en 2023 con un pequeño modelo, y si sale bien, en 2025 las volverían a repetir con un tamaño medio. Por último, se espera que todo salga según lo previsto para que en 2029 se realice el primer vuelo con el modelo real.