Unos L 2,600 millones se requieren para rehabilitar 6,000 centros educativos

por Ultima Hora
0 comentario

Dos condiciones son indispensables para el retorno a las actividades académicas presenciales: la vacunación masiva de los alumnos y la rehabilitación de las escuelas y colegios.

La prioridad es inmunizar a todos los niños y poner en marcha un masivo proyecto de reactivación de los centros educativos que han estado abandonados, de acuerdo con lo manifestado por miembros de la Comisión de Transición.

En lo que respecta esencialmente a la infraestructura escolar, los reportes puestos en conocimiento de las autoridades entrantes, señalan que se requieren no menos de 2,600 millones de lempiras para acondicionar más de 6,000 escuelas y colegios a nivel nacional.

Delegados por la presidente electa, Xiomara Castro, confiaron que desconocen el destino que le ha dado la presente administración a una partida de 5,000 millones que se supone estaba reservada para la reconstrucción de los establecimientos de enseñanza a nivel nacional.

Una de las expresiones de la calamidad de la educación hondureña es que siete de cada diez centros están inhabilitados o destruidos y los programas de rehabilitación nada más están plasmados en el papel.

Funcionarios del Gobierno que casi concluye su gestión, dieron a conocer hace algunos meses que se había dado marcha a obras de reparación o reconstrucción de alrededor de 770 escuelas, con el financiamiento de 150 millones de dólares del Banco Mundial.

Pero hicieron la salvedad de que los trabajos estaban enfocados en 57 centros escolares que quedaron en la ruina por los fenómenos naturales que azotaron al país a finales del año pasado.

Los datos proporcionados por los mismos funcionarios de las Direcciones Departamentales, los líderes de los colegios magisteriales y otros actores del sistema educativo, revelan que siete de cada diez establecimientos de enseñanza tienen problemas en su infraestructura, aunque en algunos sectores alcanza el 90 por ciento.

Antes de las emergencias ocasionadas por estos eventos naturales, el 40 por ciento de las instituciones no tenían energía eléctrica y el 19 por ciento no contaban con acceso a agua potable.

El 30 por ciento; esto es, 4,000 establecimientos, no tenían alcantarillados y los padres de familia cargaban con el financiamiento de vigilancia, el aseo y otros servicios.

Related Posts

Deje un comentario